Consejos de estrategia en torneos de poker para principiantes

Font Size
A A A

Si deseas cumplir el sueño de todo jugador, los torneos de poker probablemente sean la respuesta a tus fantasías. ¿Cómo no le va a gustar a uno derribar a un campeón y de propina llevarse cantidades de dinero que podrían cambiarte la vida?

Y aún así muchos jugadores parecen regalar su dinero en los torneos de poker. Tienen pocas o ninguna posibilidad

de llegar a la mesa final o ganar. ¡No dejes que eso te ocurra a ti!

Puedes cambiar todo esto con una estrategia sólida para torneos de Texas Hold'em. Y, por su puesto, tendrás que conseguir que esa estrategia funcione. En esta guía te mostraremos cómo convertirte en un jugador de poker implacable. Nadie se va a volver a aprovechar de ti para ir escalando hacia la victoria nunca más.

Estrategia para torneos de poker: Componentes principales

En primer lugar explicaremos los 5 consejos clave para una buena estrategia para torneos en los que todos los jugadores, novatos e intermedios, deben concentrarse para convertirse en oponentes implacables. Ya sabes, el típico jugador que nadie quiere encontrarse en su mesa.

Habiendo dicho eso, puede ser igual de malo tener demasiadas cosas que recordar y en las que pensar durante un torneo. Estos 5 consejos básicos te ayudarán a mantenerte centrado en tus movimientos al mismo tiempo que te ofrecen unas bases sólidas en las que asentar tus futuros conocimientos.

Es hora de coger las armas para tu próxima batalla...

1. Conseguir superar las fases iniciales, intermedias y finales

Todos los torneos de poker tienen una fase inicial, intermedia y final. Sin embargo, muchos jugadores juegan de la misma forma en todas las fases. Como norma general, las fases finales de un torneo se suelen jugar de forma más agresiva que las fases iniciales.

El principal motivo de esto es que al principio las ciegas se encuentran en sus niveles más bajos. No hay necesidad de arriesgarse mucho para conseguir fichas. Por si fuera poco, si eres capaz de crear una imagen de jugador fuerte te respetarán más cuando abras tu juego (es decir, cuando juegues más manos en posición) más adelante.

Jugar A-9 con palos diferentes en las fases iniciales y finales de un torneo de mesas múltiples

Tener una mano A-9 con diferentes palos puede permitirte no tener que mostrarlas antes del flop en las primeras fases de un torneo de mesas múltiples. En las últimas fases, tras la burbuja, es mucho más fácil jugar esta mano. Puedes usarla para una subida o incluso resubir la apuesta 3 veces cuando estés en posición.

A medida que avanza el torneo se van eliminando jugadores y las ciegas aumentan. Ese es el momento de arriesgar. A medida que las ciegas van aumentando, tu proporción de cantidad de fichas por tamaño de las ciegas va disminuyendo más y más. Si intentas quedarte sentado sin hacer nada esperando a que lleguen buenas manos, acabarás perdiendo todas tus fichas por culpa de las ciegas. ¡Y eso no es nada divertido!

Los jugadores que están a tu alrededor, tanto en tu mesa como en las demás, están ganando grandes botes y amasando enormes pilas. Las pilas grandes se están haciendo cada vez más grandes y los líderes del torneo se están alejando cada vez más.

Así que tienes que ponerte manos a la obra en las fases intermedias. En esta fase el botón se convierte en tu mejor amigo. A medida que los jugadores más agresivos intentan construir pilas más grandes, los más débiles intentarán ir pasando hasta llegar a la fase en la que se gana dinero seguro. ¡Abalánzate sobre ellos! Aprovéchate de su miedo cuando estés en posición para ir robando ciegas. En las últimas fases de un torneo las ciegas son mucho más grandes y el riesgo total puede merecer la pena. También deberías abrir tu mano inicial para incluir manos que sean fuertes contra las parejas. Las cartas consecutivas del mismo palo y los pares pequeños son unos buenos candidatos, con la intención de hacer un set-mining (ver un flop con una pareja para obtener el trío).

En las fases finales preservar las fichas es clave. Ir construyendo una pila sigue siendo importante. Pero, ¿por qué arriesgar grandes cantidades de fichas que has tardado dos fases enteras en amasar? Identifica a los "survivalistas" y reza porque pierdan sus fichas y se eliminen.

Por lo tanto, para los nuevos jugadores de torneos, una buena estrategia estándar consiste en empezar jugando de forma selectiva durante las primeras fases. Ve abriendo tus posibles manos a medida que avanza el torneo. Como mínimo duplícalas en cada fase de juego. Apuntar hacia este objetivo te debería permitir sobrevivir durante las primeras rondas y conseguir llegar a las fases intermedias casi todas las veces.

2. ¿Ir o retirarse?

Comencemos diciendo que, si te acuerdas de no dejar que tu pila caiga por debajo de 10 ciegas grandes y te limitas a ir o retirarte cuando sea oportuno, te convertirás en un jugador de torneos muy bueno. ¡Sin duda!

Sin embargo, a pesar de tener un plan sólido, hay veces en las que nada sale como esperabas y tu pila desciende mucho. Cuando esto ocurre te verás obligado a arriesgar de una forma inusual. Las fichas estarán en unos niveles históricos y para poder conseguirlas será necesario que adoptes una actitud muy temeraria. ¡Pero eso no significa que debas ir all-in inmediatamente! Fíjate que esta sección se llama “¿Ir o retirarse?” y no “Me da igual, ¡yo voy all-in!”.

Por ejemplo, estás entrando en las fases intermedias en un torneo de mesas múltiples. Hay una subida de 4xBB y después una subida triple de la apuesta all-in. Con las ciegas a 100/200 es una locura arriesgar las fichas de $2K que te quedan con un as débil (un as acompañado de un kicker bajo). Es en este momento cuando se aplica el concepto de “ir o retirarse”. En esta situación solamente puedes ganar con la mejor mano en el momento de mostrar las cartas. Retirarse y esperar a estar en una mejor situación (incluso si te queda 10BB en tu pila) es lo más adecuado.

En general, lo único que puedes hacer realmente es un all-in con una pila pequeña, bien porque tengas una mano muy fuerte como AA o KK o bien porque tengas una pila tan pequeña que no te quede otra opción. Cuando llegas al nivel en el que tu pila ha disminuido tanto tienes que empujar a pesar de todo. No es momento de quedarte rezagado esperando a que los dioses del poker te sonría.

Por otro lado, si decides ir all-in preflop con una mano mediocre, duplicas tus posibilidades de ganar. ¿Por qué? Puede ser que todos se retiren y tu te lleves las ciegas. Si te han igualado, todavía puedes tener suerte y ganar en el momento de mostrar las cartas. Cuando se trata de movimientos postflop en varias direcciones es complicado saber cuándo ir y cuándo retirarse. Las posibilidades de ganar disminuyen a medida que aumenta el número de personas a las que enfrentarse.

Hay muchas tablas que puedes usar para saber si es mejor ir o retirarse. La que se muestra aquí abajo es útil cuando tienes el botón, pero puedes encontrar tablas útiles para cualquiera de las posiciones de la mesa.

3. El tamaño correcto de la apuesta en los torneos

Elegir el tamaño correcto de la apuesta puede marcar la diferencia entre llegar a la mesa final o quedar eliminado. Básicamente existen dos momentos en un torneo en los que elegir el tamaño correcto de la apuesta es importante: en el preflop y en el postflop. Veamos ambos casos:

  • Tamaño de la apuesta en el preflop

    En todos los torneos debes hacer una subida preflop teniendo en cuenta lo que está ocurriendo en la mesa. Tus oponentes tienen que encontrarle sentido. Subir a 5 x BB si todo el mundo está yendo 2,5 x BB hará que llames la atención.


    A algunos jugadores les funciona este tipo de estrategia. Sin embargo, para los principiantes es mejor mantenerse en una subida estándar preflop. Ahora, a medida que avanza el torneo puedes modificar esta cantidad ligeramente hacia arriba o hacia abajo, según el tamaño de tu pila.

  • Tamaño de la apuesta en el postflop

    Una vez haya pasado el flop, ¡vuelven las apuestas! En este momento es cuando realmente tienes que saber lo que estás haciendo. Si has sido el que ha subido en el preflop, ahora debes apostar en casi todos los casos. Un 50-70 % del bote es una buena cantidad para esta apuesta de continuación.


    Esta cantidad te ayudará a definir la fuerza de tu mano y deja ver a tus oponentes que tienes cartas decentes. Si la cantidad es menor el resto podría subir o pasar-aumentar. Si la cantidad es mayor podrías tener que ir all-in con una mano mediocre.

Veamos un ejemplo de un buen tamaño de apuesta de continuación (apuesta posflop):

Estás en las fases iniciales de un torneo de mesas múltiples con las ciegas en 25/50. Subes 2,5 x BB desde la posición de hijack con Ad-Qs. El botón iguala, la ciega pequeña se retira y la ciega grande iguala. En el flop sale Qh-9d-2s. Ahora tienes una pareja muy buena con un kicker muy bueno. Debes tener en cuenta que podría haber un Q-9 del mismo palo en la mano, pero parece que la partida está bastante tranquila. Una apuesta continuada de dos tercios del bote es una buena jugada. Quitaría de en medio a todas las parejas intermedias y al Q con un kicker más flojo.

Puedes disminuir esta cifra a un 25-30 % del bote a medida que el torneo llega a las fases finales. Recuerda, tus fichas valen más y te interesa aferrarte a ellas. No es momento de apostar con una actitud demasiado agresiva. Tener bajo control el tamaño del bote y las apuestas de tus oponentes es incluso más importante.

  • Tamaño de la apuesta preflop con subida triple

    Saber la cantidad adecuada para la subida triple puede suponer un gran reto, especialmente si tus oponentes están igualando mientras tanto. Imagina que estás en las fases intermedias de un torneo (con 45BB) en la posición de cut-off con AK del mismo palo. La posición intermedia (con 30BB detrás) abre y sube a 2,5 x BB y el jugador en la posición de hijack (con 25BB) iguala.


    Te gustaría hacer una subida triple pero, ¿qué cantidad es la adecuada? Teniendo en cuenta que durante el resto de la mano vas a tener una mejor posición que tus oponentes, una apuesta 3 veces mayor que la cantidad de apuesta original es algo decente. ¿Pero qué pasa con las igualadas de en medio? En botes de varias direcciones tienes que tener en cuenta ese dinero extra y ese posible oponente que iguala tu apuesta de subida triple. Multiplica una vez la subida original por cada uno. En este caso hay una persona que iguala (a parte de la persona que ha hecho la subida original), así que tu apuesta debe ser 4 veces la subida original.


    Cuando no estés en posición y te enfrentes a uno de tus oponentes debes hacer una subida de 4 veces la cantidad de la subida original. Si hay varias personas que igualen, multiplica una vez por cada persona y 1-2 veces por la subida original. Esta cantidad proyectará tu mano y quitará de en medio los jugadores que puedan quedar tras el flop intentando aprovecharse de la situación.

Recuerda que siempre debes observar atentamente la situación y en consecuencia ajustar el tamaño de tu apuesta. Esto puede marcar la diferencia entre ganar o perder la mano.

4. Llegar a la mesa finale

En esta sección intentaremos darte unos buenos consejos para que puedes alcanzar el “santo grial” del poker: la mesa final. En primer lugar, nunca cometas el peor pecado de todos los pecados de un torneo de poker: Dar por hecho que las fichas de tu pila te pertenecen. No se trata de un juego con dinero en efectivo. No puedes simplemente levantarte y cambiar las fichas por dinero efectivo. Las fichas de los torneos no tienen el mismo valor que las fichas de dinero. En otras palabras: ningún jugador se lleva el 100% del bote al final del torneo.

En los torneos la mesa final está donde se encuentre el verdadero big money. Llegar a ese punto requiere concentración y mucho trabajo duro. Aunque seas el que más fichas tiene, nunca se tienen demasiadas fichas. Usa esta oportunidad para aprovecharte de los jugadores que están adoptando una estrategia selectiva (es decir, que esperan a tener una buena jugada para apostar). ¡Quieren llegar a las mesas finales pero lo están haciendo mal!

Aquí tienes 5 consejos para llegar más a menudo a las mesas finales:

  1. Mantente agresivo - especialmente al final de los movimientos: Mientras tus oponentes intentan no perder sus fichas, utiliza tú las tuyas para conseguir más. Por ejemplo, ves a un jugador con una pila intermedia que se retira constantemente como botón para dar paso a las ciegas. Cuando estés en las últimas posiciones utiliza ese conocimiento para subir su botón siempre que puedas. Si a ellos no les preocupa presionar a las ciegas, ¡a ti sí que debería preocuparte!

  2. Mantén mucha presión en los jugadores con pilas pequeñas: Hay jugadores que tienen pilas pequeñas en las fases finales de los torneos y esto ocurre por varios motivos; generalmente porque han adoptado una actitud demasiado selectiva-pasiva o porque han sufrido un golpe duro. Las buenas noticias son que puedes aprovecharte de ambos casos para llegar a la mesa final con una buena pila. Fíjate en la apuesta de subida triple del perdedor del golpe duro y aprovecha esta oportunidad para llevarte el resto de sus fichas, si puedes. Presiona al jugador selectivo-pasivo para que renuncie a sus ciegas y se retire postflop en partidas que dan miedo y que son buenas para empatar.

  3. Busca a jugadores que se estén volviendo selectivos: Cuando estés acercándote a la mesa final habrá muchos más jugadores que teman perder sus fichas y son fáciles de reconocer. ¡Son los que han pasado de subir cada botón a retirar un BB a una subida mínima de la ciega pequeña! Saca tú la acción que ellos no quieren darte y róbales todas las ciegas y botes huérfanos que puedas.

  4. Abre tu juego – sobretodo si tienes muchas fichas: Ser un pez gordo en un lago tan pequeño tiene sus ventajas. Una de ellas es poder abusar del resto de jugadores de la mesa. La mesa final se encuentra a solo unos pocos pasos y nadie quiere quedarse fuera en esta fase. Intenta robar las ciegas más a menudo y subir las apuestas de las subidas de aquellos jugadores de las posiciones intermedias que creas que son débiles.

  5. Roba las ciegas siempre que puedas: Lo hemos dicho ya millones de veces. En las últimas fases, cuando ya queda poco para llegar a la última mesa, las ciegas son bastante cuantiosas. Y además, normalmente se lanzan apuestas por si acaso. No actúes con miedo retirándote cuando lo que deberías estar haciendo es subir.

5. Con la agresividad adecuada ganarás torneos

Todo el mundo sabe que gracias a una actitud agresiva se pueden ganar torneos, ¿verdad? Pero, ¿qué significa eso realmente? ¿El loco que triplica la apuesta en cada subida? ¿El jugador que siempre sube tus ciegas? ¿O el tipo que no puede evitar presionar con una apuesta al jugador que ha hecho una subida? La respuesta corta es “no”. La respuesta larga es un poco más complicada.

La agresividad en los torneos de poker es un acto que implica un equilibrio entre la supervivencia y la acumulación de fichas. No puedes llegar muy lejos en los torneos si no eres capaz de mantener tus fichas. Por otro lado, no puedes aumentar tu pila si no arriesgas tus fichas para ganar más.

Sin embargo, si lanzas muchas fichas sin pensar demasiado, tus posibilidades de sobrevivir y de llegar la mesa final serán muy bajas. “La agresividad oportuna está a la orden del día.

Deberías buscar oportunidades en las que actuar de forma agresiva para tener altas posibilidades de ganar. A medida que avanza el torneo las ciegas se van haciendo más grandes y esto requiere una actitud más agresiva. Tienes que volverte mucho más agresivo en estas fases finales, aunque sea simplemente para mantener el ritmo de las ciegas y apuestas, que cada vez crecen más.

Por ejemplo, en las fases iniciales de un torneo te retiras tras el cut-off con un J-9 del mismo palo. Para cuando llegues a las últimas fases puede que te veas subiendo esta mano desde la misma posición. Es cierto que la subida puede ser menor porque las ciegas son más grandes, pero lo que realmente ha pasado es que estás jugando de forma más agresiva.

Otro movimiento agresivo que requiere una agresividad controlada en el momento oportuno es una jugada de "aislamiento".

Veamos un ejemplo:

Estás en la mitad de las fases finales de un torneo con ciegas en 200/400. El jugador UGT (que tiene 10K en fichas) sube a 3 x BB. El jugador (8K en fichas) iguala. Tú (30K en fichas) tienes el botón con una pareja de dieces. Las ciegas tienen unas pilas medio vacías y se retiran rápidamente. Es el momento perfecto para realizar una increíble subida de apuesta agresiva, o incluso un all-in.

La clave de este movimiento es que tu vida en el torneo nunca corre peligro. Si te igualan, ellos son los que van all-in, no tú. Tú te quedas contento con llevarte un bote por el que nadie ha luchado o con ser capaz de echar a un jugador que te intente igualar con un par más bajo (o una mano inferior).

Necesitarás recorrer un largo camino para llegar a desarrollar un estilo a la hora de jugar que sea intrépido y atrevido. Te puede ayudar aprovecharte de los jugadores que juegan “con miedo”. Cuando se te cruza la oportunidad de robar las ciegas, hazlo. Pero intenta combinar un poco. No lo hagas en todas las rondas y siempre desde la posición del botón. La posición de cut-off también puede ser un lugar decente desde el que robar. Y no tengas miedo de desafiar las apuestas de continuación cuando sospeches que tu adversario está apostando sin ningún criterio.

Lo fundamental es que no puedes llegar a la mesa final ni más allá si no eres agresivo. Es la línea que separa el “casi” del “toma, este me lo llevo seguro”.

¿Preparado para jugar de verdad? ¡Prueba nuestros increíbles torneos de poker!

¿Te ha parecido interesante?    

Gracias por ayudarnos a mejorar