Familiarízate con la estrategia del Texas Hold’em

Font Size
A A A

Está claro que conocer la estrategia del poker es algo imprescindible. Pero, aún así, ¡es increíble ver la cantidad de jugadores que entran en combate sin ninguna protección! ¡Tienen que estar locos! Imagínate a Manny Pacquiao o Floyd Mayweather enfrentándose el uno al otro en el ring sin guantes de boxeo. Es algo así como soltar una tirada en la mesa sin tener ni idea de cómo vas a jugar.

Esta guía estratégica de 888poker te explicará lo que necesitas saber antes de meterte en la guarida del león...

Pongámonos manos a la obra.

Estrategia de Hold’em: las 5 reglas de oro

Si le pides a cien personas que te expliquen la diferencia entre estrategia y táctica, no muchas de ellas acertarán: la diferencia principal es que la táctica es a corto plazo, mientras que la estrategia implica una planificación a largo plazo. Utilizamos la táctica mientras estamos inmersos en un juego de poker, ¡pero necesitamos la estrategia para salir bien parados cuando llegue el final!

Existen cinco áreas estratégicas clave en las que deberás centrarte durante los juegos en efectivo de Texas Hold’em. En la estrategia de los torneos de Texas Hold'em, existe un conjunto distinto de consejos para torneos de poker.

Aunque hay muchas cosas que contribuyen a una buena estrategia de poker, creemos que las cinco siguientes se encuentran entre las más importantes para los jugadores nuevos o de nivel intermedio. Nos referimos a: “Manos iniciales”, “Elección de la cantidad a apostar”, “Limpear” (igualar antes del flop), “Saber cuándo retirarse” y “Posición”.

Muchos jugadores dirían que hay otros consejos estratégicos más importantes. Sin embargo, si logras dominar estas cinco "reglas de oro" y centrarte en ellas, serás mejor que la mayoría de jugadores de Texas Hold’em.

1. Manos iniciales

Las manos que eliges para entrar en combate en el Texas Hold’em son esenciales. No obstante, las manos iniciales son solo una parte del juego. La posición es un factor principal a la hora de decidir qué manos jugar. Por lo general, podrás ampliar el rango de tu mano inicial cuanto más te acerques al Botón.

También deberías tener en cuenta la cantidad de jugadores que hay en una mano. Las manos pueden tener menos valor (cuánto se te puede pagar) contra un jugador que contra 6 jugadores. Por otro lado, estas mismas manos pueden tener más valor a la hora de marcarte faroles en una situación de heads-up (mano a mano) porque solo tienes un oponente a quien convencer de que tienes el mejor juego posible (también llamado "nuts").

Así que, parte del proceso de selección de las manos iniciales no tiene que ver solo con la fuerza de la mano, sino también con cómo esa mano te puede hacer ganar dinero en una situación determinada. Por ejemplo, una mano con una carta baja consecutiva del mismo palo puede funcionar mejor como farol en un pozo de heads-up que en un pozo múltiple (multi-way). Es poco probable que recibas un pago con una mano compuesta por una carta consecutiva del mismo palo en una situación de heads-up. Y aún es menos probable que puedas marcarte un farol en un pozo múltiple.

Así que, cuando selecciones una mano inicial, deberás tener en cuenta cómo te permitirá ganar dinero después del flop. Si no sabes cómo una mano puede hacerte ganar dinero, entonces estás jugando ciego y ese tipo de poker no es para nada un buen ejemplo.

2. Elige la cantidad a apostar con confianza

En los juegos en efectivo No Limit los jugadores pueden apostar todo lo que tienen delante de ellos. Pero es precisamente esa libertad lo que hace que muchos jugadores se metan en líos. Así que, elegir la cantidad a apostar es el segundo tema más importante en nuestra lista de las 5 reglas de oro del Texas Hold'em.

Elección de la cantidad a apostar antes del flop

Uno de los mejores consejos para elegir la cantidad a apostar correctamente es seguir lo que ocurre en tu mesa. Si la subida estándar anterior al flop es de 2,5 x BB, esta es la línea que deberías seguir como principiante. Si intentas hacerte el listo y subir una cantidad impar, podría ser contraproducente. El tamaño de tu apuesta debería resultar familiar y tener sentido para tus oponentes. Si subes cantidades poco habituales, lo único que estarás haciendo es dificultar las decisiones de los jugadores. Por un lado, hacer que a tus oponentes les resulte más difícil pensar después del flop puede ser algo positivo. Pero el juego anterior al flop normalmente resulta en un igualamiento flojo que no te interesa.

Elección de la cantidad a apostar después del flop

Si eres la persona que ha subido la apuesta antes del flop, una c-bet (apuesta de continuación tras una subida anterior al flop) es algo prácticamente obligatorio. El tamaño de tu c-bet debería corresponder a entre un 50% y un 70% del pozo. El tamaño de tu apuesta te ayudará a definir la fuerza de tu mano. Esto es especialmente cierto a la hora de jugar en los niveles inferiores. Los jugadores con menos experiencia verán una c-bet grande como una demostración de fuerza. Podrás poner fin la mano, hayas o no conseguido el flop.

Lo que quieres es que tus oponentes sepan (o piensen) que les has ganado. Si apuestas muy poco, podrías terminar enfrentándote a una segunda subida o a un pasar-aumentar, dependiendo de tu posición. Pero, si apuestas demasiado, podrías quedar comprometido con el pozo (pot-committed) y con una mano que probablemente va a perder.

A continuación, te mostramos un ejemplo de cómo elegir el tamaño de la c-bet:

Estás en un juego en efectivo de No Limit Hold'em $1/$2 UTG+1 con un máximo de 9 jugadores. Recibes JJ como cartas de mano y subes el estándar de la mesa de 2,5 x BB. Todos se retiran hasta el Botón, quien iguala. Ambas ciegas se retiran. En el flop sale Ad-6h-2s. El as es una carta peligrosa, pero crees que el jugador BTN podría tener una 3-bet con un as fuerte y que se habría deshecho de una floja. Si apuestas muy poco, un oponente experimentado podría subir, representando el as, y marcarte un farol que te hiciera perder el pozo. Entonces, apuestas un pozo de 2/3 con confianza y consigues que se retire.

Aunque no siempre es tan fácil y es posible que tu oponente iguale con un as del mismo palo. Y si en la mesa sale 7d-8d-9d y tú tienes As-Ks en un pozo múltiple, una c-bet podría ser como tirar dinero por la ventana. No obstante, la c-bet es un juego estándar y necesario. Y una c-bet de un tamaño correcto normalmente obtiene el resultado esperado, es decir, el oponente se retira y tú te llevas el pozo.

Elección de la cantidad a apostar: faroles

Pongamos que quieres marcarte un farol en un pozo de $20. Tú crees que hay muchas probabilidades de que tu oponente se retire. Si apuestas $20, podrías meterte en problemas si estás equivocado y tu oponente decide igualar o, peor todavía, subir la apuesta. Ese sería un tamaño de apuesta malo si tu oponente se retirara con una apuesta de $10. Porque si el farol no funciona, perderías otros $10 adicionales innecesariamente.

Elección de la cantidad a apostar: valor

Ahora, giremos la botella 180 grados. Cuando tienes el mejor juego posible, deberías intentar apostar por valor. Por ejemplo, has llegado al river, heads-up, con Ad-Ks en la mesa siguiente: Ac-Kh-7h-3d-2s. Estás bastante seguro de que tu oponente tiene el as, como poco. Si el pozo es de $50 y apuestas $20 y tu oponente hace un snap call (iguala inmediatamente), es probable que te hayas dejado dinero en la mesa. ¡Puede que haya igualado con otros $10-$20! Ese es un error clásico a la hora de elegir el tamaño de la apuesta.

El jugador que suele ganar en juegos como el Hold’em es aquel que comete menos errores a la hora de elegir la cantidad a apostar. Es cierto que no puedes ver las cartas de tus oponentes antes de elegir las cantidades a apostar. Pero, si utilizas la información que tienes sobre un oponente y cómo se ha jugado la mano, podrás decidir cuál es la cantidad correcta a apostar.

Por ejemplo, es probable que un jugador loose (suelto) iguale con una pareja media. Por lo tanto, cuando tienes una mano fuerte, el tamaño de tu apuesta puede tener un valor algo mayor, en comparación con un oponente tight (conservador) que se sentiría más inclinado a retirarse.

3. ¡Está prohibido limpear!

Por lo general, los mejores jugadores de poker online suelen abrir la mano con una subida (open raise) cuando son los primeros en entrar al pozo. Si otro jugador ya ha abierto la mano con una subida, igualaría la subida, haría un 3-bet o se retiraría, dependiendo de cómo interprete al jugador que ha hecho la open raise

¡5 razones por las que no te conviene limpear!

  1. 1. Cuando limpeas en una posición tardía, estás jugando para ver un flop barato con unas manos (más que probablemente) mediocres. ¡Roba las ciegas!
  2. 2. Si sientes la necesidad de limpear más que de subir, probablemente estés jugando demasiadas manos flojas. ¡Si no puedes subir, retírate!
  3. 3. Cuando limpeas en un pozo, es probable que después del flop tengas que enfrentarte a múltiples oponentes con cartas mediocres. Y no tendrás ni idea de lo que tienen los demás.
  4. 4. Limpear en pozos cuando te encuentras fuera de posición puede resultar especialmente arriesgado. Si tienes una mano muy fuerte, podrías acabar por no sacarle ningún valor. O aún peor, si consigues una pareja principal con un kicker débil, te arrepentirás en el river cuando un kicker mejor gane a tu mano.
  5. 5. Si pierdes la opción de ganar totalmente (que es lo más probable que ocurra), acabarás convirtiéndote en el "dinero muerto" del pozo. (El término "dinero muerto" hace referencia a cualquier cantidad de dinero del pozo que haya sido aportada por jugadores que se han retirado).

Una estrategia que los buenos jugadores utilizan raramente es el open limp, que consiste en ser el primer jugador en el pozo antes del flop, pero igualando en lugar de subir la apuesta. Realmente solo hay una ocasión en la que limpear es correcto: cuando la partida es superpasiva y es probable que veas el flop barato con una mano especulativa (como una carta consecutiva del mismo palo o cualquier mano específica del flop) que tiene buenas probabilidades implícitas.

Siempre que la acción sea la retirada a tu favor, la mejor jugada será subir o retirarte. La acción de subir te permite tomar el control de la mano y hace que cualquier caller (persona que iguala) se ponga a la defensiva de inmediato. Los buenos jugadores suelen atacar a los "limpers" porque los consideran débiles. Y, en la mayoría de los casos, normalmente tienen razón.

Así que, a menos que estés en un pozo múltiple de una manera barata, con cartas consecutivas del mismo palo o buscando el set con una pareja de cartas de mano bajas, ¡evita el open limp a toda costa!

4. Saber cuándo retirarse

Existe un hecho muy poco conocido en el mundo del poker amateur: el poker tiene que ver tanto con las apuestas que salvas como con las que realizas. Este mantra consiste en saber cuándo retirarse y es una parte fundamental de una estrategia de poker ganadora. Los malos jugadores de poker son malos por muchos motivos, pero muy a menudo su principal punto débil es que simplemente no se retiran cuando deberían.

La acción de retirarte es la que mantendrá el saldo de tu cuenta intacto sistemáticamente. Retirarse es quizá el concepto menos comprendido de ganar dinero jugando al poker.

Echemos un vistazo a un ejemplo muy básico:

En un juego en efectivo de $1/$2, un jugador recibe un A-6 de palos diferentes en el SB. UTG+1 hace un limp y el CO sube 2,5 x BB. Nuestro jugador tiene un as, pero los ases débiles han sido el talón de Aquiles de muchos jugadores de poker. Jugar esta mano a una subida, fuera de posición en un pozo posiblemente múltiple es poco aconsejable. Nuestro jugador acepta y retira su SB, ahorrándose un call (igualamiento) adicional de 2BB.

Si este jugador se retira de esta manera 10 veces durante una sesión, podría ahorrarse $40 (10 x $4). Por otro lado, si el mismo jugador iguala con esta mano 10 veces en una sesión y pierde, tendría que decir adiós a al menos $50.

Al retirarse y ahorrarse $40, nuestro jugador puede ser más agresivo en situaciones más provechosas. Sin embargo, si el jugador iguala fuera de posición con una mano mediocre, es muy probable que pierda una gran parte de su pila de fichas. Podría ser derrotado por un as con un kicker mejor o enfrentarse a una overpair (pareja procedente de las cartas de mano del jugador superior a cualquier pareja que pueda crearse con las cartas comunes). En cualquier caso, no saber cuándo retirarse podría ser su perdición.

Son simples matemáticas. Si te retiras en el momento adecuado, aumentarás tus ganancias.

5. Utilizar la posición

La "posición" es un término del que se habla mucho en el poker. Estar en posición sobre tu oponente es una de las mayores ventajas que puedes tener en una partida de poker. Pero muchas personas no entienden por qué.

  1. En primer lugar, cuando "estás en posición" respecto a un oponente, puedes ver cómo actúa antes de tomar tu decisión. Es como la discusión de "tú primero" que todos hemos tenido alguna vez con un hermano o compañero. Si él no se rompe el cuello primero escalando esa pared de 2 metros, ¡entonces puedes probar tú también!
  2. En segundo lugar, puedes ampliar los rangos de tu mano inicial en posición. Podrás atacar a las ciegas con rangos más amplios y jugar de una manera rentable en muchos más pozos múltiples. ¿Por qué? Pues porque habrás tenido la oportunidad de ver cómo transcurría el juego.
  3. Y, por último, puedes utilizar la posición para jugar más manos de una manera rentable después del flop. Tener más información sobre un oponente es una ventaja enorme. Puedes usar esta información extra para marcarte faroles de una manera más precisa, realizar value bets (apuestas para aumentar las ganancias), hacer thin calls en el river y, en general, para tomar mejores decisiones.

Si más jugadores de poker simplemente prestaran atención a su posición, ¡podrían transformar muchas sesiones perdidas en ganadoras!

Y, si logras aplicar los 5 consejos a tu Hold'em game, verás una tendencia al alza en el saldo de tu cuenta.

¿Te ha parecido interesante?    

Gracias por ayudarnos a mejorar