Cómo apostar mejor en el poker

Font Size
A A A

Seamos realistas, el poker es un juego de apuestas. Y sí, también es cierto que es un juego de cartas y personas. Pero, si tenemos en cuenta los aspectos básicos, al fin y al cabo se trata de apostar. Queremos apostar la cantidad perfecta cuando tenemos las cartas adecuadas y retirarnos cuando la situación no juega a nuestro favor.

Pero ahora, vayamos más allá y preguntémonos lo siguiente:

¿Cómo saber cuándo apostar?

¿Qué crees?

La respuesta más habitual es que deberíamos "apostar cuando creemos que tenemos la mejor mano". Eso es cierto en parte, pero es tan solo una pequeña fracción de la estrategia general. Entender en mayor detalle cuáles son nuestros motivos para apostar nos ayudará a tomar decisiones mejores de una manera sistemática. Hablemos ahora de una de las razones principales para apostar: las apuestas por valor.

Apuestas por valor (value betting)

Las apuestas por valor son la razón más importante para apostar. Una "apuesta por valor" es aquella en la que se apuesta teniendo una mano hecha con la expectativa de que otros jugadores igualen con manos peores. Muchas de las ganancias del poker se generan de esta manera, especialmente en las partidas con límites bajos.

Imagina que al llegar al river tienes la siguiente mano y eres el último en actuar...


¿Deberías apostar al river en esa situación? Es cierto que no hemos mencionado una amplia variedad de funciones importantes, como el tamaño de la pila de fichas, las apuestas de poker realizadas o el tipo de oponente al que nos enfrentamos. Todas estas cosas son muy importantes a la hora de tomar una decisión sobre una "apuesta por valor". Probablemente, tu intuición ya te haya llevado a pensar que sería una buena idea realizar una apuesta en este momento. Tienes un top-set, una mano monstruo y otros jugadores podrían igualar con manos peores. En la mayoría de casos, no apostar en este momento sería un error, ya que estarías "perdiendo valor".

Pero espera un momento... ¿No sería posible que nuestro oponente tuviera una escalera? Podrías realizar una apuesta por valor sobre tu top-set y perder un montón de fichas contra un oponente engreído que tuviera una escalera. Entonces, ¿deberías pasar e ir sobre seguro? ¿Qué crees?

A menudo, los jugadores cometen el error de pasar cuando existe una posibilidad de perder porque simplemente se asustan. Renuncian a una apuesta de poker que podría concederles unas ganancias enormes basándose en una posibilidad pequeña y poco probable de que su oponente tenga mejores cartas. Esto nos lleva a nuestra regla para realizar "apuestas por valor":

para realizar una "apuesta por valor", debemos ganar más de un 50% de las veces cuando nuestro oponente iguale.

De esta regla se pueden extraer dos conclusiones importantes.

  1. La primera es que no siempre tienes que tener la mejor mano al igualar. De acuerdo con esta regla, incluso aunque solo tengas la mejor mano un 51% de las veces al igualar, te conviene realizar una "apuesta por valor".
  2. No siempre hay que apostar en situaciones en las que tengas la mejor mano. Es posible que, en una determinada situación, tu pareja de cartas bajas sea suficiente en el river un 60% de las veces. Sin embargo, si apuestas, es posible que solo ganes un 10% de las veces al igualar. Así que deberías pasar. La "apuesta por valor" te hará perder incluso aunque un 10% de las veces tu oponente muestre una mano peor y te lleves el bote.

Tómate tu tiempo para pensar

El proceso anterior no será automático. Deberías reflexionar deliberada y conscientemente acerca de lo siguiente:

  1. ¿Qué tipos de manos tiene tu oponente?
  2. Si apuestas, ¿con qué tipos de manos igualará tu oponente?

Normalmente, es posible descifrar la primera parte reflexionando detenidamente sobre las distintas acciones que tu oponente ha llevado a cabo durante una mano. Es posible que algunas combinaciones de cartas sean muy poco probables, puesto que el jugador podría haberse retirado en calles anteriores o haber optado por una línea distinta. En muy raras ocasiones podrás adivinar exactamente las dos cartas que tiene tu oponente, pero deberás utilizar la deducción para pensar en las distintas combinaciones que podría tener.

Esta es una habilidad importante para los jugadores de poker y tendrá una gran influencia sobre el éxito de las decisiones relativas a apuestas. Naturalmente, este tipo de proceso requiere práctica y deberás tomarte tu tiempo para pensar. Si tomas decisiones muy rápidas sobre apuestas en la mesa constantemente, habrá muchas posibilidades de que no aproveches el juego al máximo.

En muchos aspectos, el poker es más parecido al ajedrez que a otros juegos de casino. Ante todo, se trata de un juego de estrategia y las mejores decisiones requieren reflexionar detenidamente. Así que, ¡no tengas miedo de tomarte tu tiempo!

Conoce a tus oponentes

Entender a tus oponentes te ayudará a descubrir con qué manos peores igualarán cuando realices una "apuesta por valor". Aunque no participes en una mano, deberías prestar atención a lo que ocurre en la mesa. Puedes utilizar esta información para tomar decisiones mejores en el futuro.

Deberías interesarte por el tipo de oponente al que te enfrentas. ¿Es muy conservador o muy suelto? ¿Es agresivo o pasivo? Por lo general, cuanto más conservador sea tu oponente, más difícil será realizar una apuesta por valor de éxito contra él (aunque es posible que sea un objetivo perfecto para marcarse faroles). Generalmente, este continuará con manos más fuertes, lo cual hace menos probable que ganes el 50% de las veces necesario al igualar.

En el extremo opuesto, también hay jugadores que ni siquiera saben lo que es el botón de "retirarse", y mucho menos donde encontrarlo. Contra este tipo de oponentes, puedes realizar "apuestas por valor" muy a menudo, incluso con algunas combinaciones de cartas flojas.

Lo importante es entender que cuanto más conozcamos a nuestros oponentes, mejores serán las decisiones que tomemos. Y la única manera de obtener buena infoirmación sobre tus oponentes es observarlos detenidamente y buscar patrones y tendencias.

Resumen general

Es importante recordar que este es tan solo un resumen y que no trata el tema del poker en profundidad. Hemos visto que las apuestas por valor son una de las razones principales para apostar, pero también debemos considerar otros motivos para apostar, como marcarse un farol y apostar para protegerse. También es necesario establecer cuál es el mejor tamaño de apuesta en cualquier situación. Se trata de un tema de proporciones gigantescas e incluso los jugadores más experientados pasan una gran parte de su tiempo estudiando y mejorando este aspecto específico de su juego.

El poker es un juego con múltiples dimensiones y no se puede aprender todo de una vez. E, incluso aunque pudieras, es más recomendable mejorar tu juego paso a paso que intentar saturarte con un montón de información contradictoria. Así que, la próxima vez que juegues en las mesas, piensa detenidamente en el tipo de manos que tiene tu oponente, con qué manos podría igualar una apuesta y si es posible sacar algo más de provecho con algunas de tus manos hechas.

¿Te ha parecido interesante?    

Gracias por ayudarnos a mejorar