Apuestas en No Limit Hold'em

Autor:
Font Size
A A A

Decidir cuánto apostar es un gran problema que constantemente atormenta a la mayoría de los jugadores de póker aficionados. Cuando se enfrentan a una cantidad prácticamente infinita de valores de apuestas posibles, generalmente toman la decisión según el potencial de su mano. Cuando toman en cuenta solo este factor, dejan mucho valor sobre la mesa.

Además del potencial de tu mano, debes tener en cuenta la estructura de la mesa, tu imagen, la imagen de tu oponente, el posible potencial de la mano de tu oponente y muchos otros factores. Para maximizar tus ganancias en la mesa de póker, no solo debes saber cuándo apostar, sino también cuánto apostar.

Valores predeterminados de apuestas: mesas coordinadas

Por lo general, debes escoger un valor de apuesta predeterminado y usarlo en situaciones similares que ocurran con frecuencia. Esto hará que seas difícil de interpretar debido a que el valor de tu apuesta se basa en la situación, no en el potencial de tu mano. Sin embargo, en lugar de jugar de esta manera, la mayoría de los aficionados escogen el valor de la apuesta según el potencial que creen que tiene su mano.

Por ejemplo, apostarán $5 en un pozo de $15 con Ks-Jc o Ts-9h en una mesa de Qh-Jh-5d (manos que consideran marginales), pero apostarán $12 con A-Q o Kh-Th (manos que consideran buenas). Ni bien sus oponentes descubren esta tendencia, adaptarán la estrategia y los derrotarán.

Valores predeterminados de apuestas: mesas descoordinadas 

En mesas descoordinadas, como As-8h-5c y Kd-6s-2h, debes apostar entre 1/3 y ½ del pozo. Cuando haces apuestas de valor, tienes la intención de apostar un monto que tu oponente realmente pueda igualar con manos buenas marginales, como un par del medio. Cuando usas un farol, no hay necesidad de hacer apuestas de gran valor, ya que, en general, es difícil que tu oponente tenga una mano ganadora en una mesa descoordinada.

Verás que algunos aficionados hacen grandes apuestas, de aproximadamente el valor del pozo, en el flop y el turn con sus manos buenas con la esperanza de que sus oponentes se retiren con manos por mejorar. Por ejemplo, un aficionado subirá la apuesta con una mano como K-J, un jugador igualará la apuesta y luego apostará el valor del pozo en una mesa con Ks-9s-5d.

Como pauta general, en el flop y en el turn cuando deseas apostar en una mesa coordinada, que es una mesa con diversos proyectos posibles, como Qh-Jh-7s y 7d-6d-4h, debes apostar entre 2/3 y ¾ del pozo. En estas situaciones, haces apuestas de valor, y es probable que alguien tenga una mano por mejorar de la que quieras sacar provecho.

Cuando usas un farol, tu intención es apostar un monto que tenga el potencial de hacer que tu oponente se retire con una mano buena marginal. Ten en cuenta que si haces una apuesta de muy poco valor, tu oponente igualará la apuesta con una amplia variedad de manos buenas marginales que te ganarán, que es exactamente lo opuesto a lo que quieres que ocurra con un farol.

Cómo fijar el valor de tu apuesta

A pesar de que generalmente sea una buena idea seleccionar el valor de tu apuesta según la estructura de la mesa durante las primeras rondas de apuestas (cuando tu oponente no conoce o conoce muy poco tu estilo de juego), durante las rondas de apuestas posteriores, conviene adaptar el valor de tu apuesta para lograr el resultado que deseas. Si deseas que tu oponente se retire, haz una apuesta diseñada para que se retire. Si deseas que iguale la apuesta, haz una apuesta diseñada para que lo haga.

Cuándo hacer apuestas de poco valor

Las principales situaciones en las que deberías apostar menos de lo normal es cuando tu rango es significativamente mejor que el de tu oponente. Por ejemplo, supongamos que un jugador arriesgado-agresivo sube la apuesta desde la posición del medio, y tú subes desde la ciega grande. En este pozo es generalmente donde tu rango debería ser anormalmente bueno, dado que igualarías la subida de tu oponente antes del flop con la mayoría de las manos en las que creas que puedes ganar.

Si tu oponente iguala y el flop es 8-2-2, sin duda deberías hacer una pequeña apuesta de continuación de alrededor de ¼ del pozo. Es casi seguro que tu oponente no tuvo un buen proyecto en el flop, y tú deberías tener un rango mejor que él, dado que solo igualó tu subida antes del flop.

También deberías considerar apostar menos de lo normal cuando crees que tu oponente tiene un rango débil, y deseas que iguale la apuesta. Supongamos que en el river tienes el trío más alto, que supones es la mejor mano casi la mayoría de las veces. Piensas que es probable que tu oponente tenga un par o un par del medio, que es una mano débil. Si haces una apuesta de gran valor en el river, tu oponente generalmente se retirará.

Así, la única forma de obtener ganancias es hacer una apuesta pequeña con la esperanza de que tu oponente piense que obtendrá las pot odds apropiadas que justifiquen igualar la apuesta en una jugada heroica.

Cuándo hacer apuestas de gran valor

Debes inclinarte a hacer apuestas de gran valor cuando tu oponente tenga tantas ganancias que es probable que se retire cuando se vea muy presionado. Supongamos que subes la apuesta con As-Jd, y solo la ciega grande iguala. El flop es Jh-9h-8s.

Esta es una situación estándar para hacer una apuesta de ¾ del pozo o de todo el pozo, ya que tu oponente igualará la apuesta con la mayoría de las manos decentes con las que se hayan hecho jugadas con la mesa. Y todas esas manos tienen al menos algunas posibilidades de mejorar y lograr una mano mejor en el turn y el river.

Una apuesta grande requiere que inviertas dinero inmediatamente cuando tienes una ventaja. Si constantemente pones dinero en el pozo cuando tienes la mejor mano, a la larga terminarás ganando.

Otra situación que amerita una apuesta más grande de lo normal es cuando tienes una mano extremadamente buena, como el mejor color, y piensas que tu oponente tiene la segunda mejor mano, como un color inferior.

Dado que sabes que prácticamente nadie se retirará con una mano como Jc-8c en una mesa con Kc-7c-6c-4d-2s, al tener el mejor color, puedes hacer una apuesta grande, de quizás dos veces el valor del pozo o mayor, lo que te permitirá obtener una gran cantidad de ganancias.

Cuánto subir

Decidir cuánto subir cuando alguien apuesta es un tema muy amplio que está fuera del alcance de este artículo, pero, en general, debes subir alrededor de 2,5 a 3 veces la apuesta de tu oponente, siempre que este haya hecho una apuesta relativamente estándar. Por ejemplo, si tu oponente apostó 100 en un pozo de 150 y deseas subir la apuesta, sube aproximadamente a 250 o 300. Sin embargo, si tu oponente apostó 25 en un pozo de 150, subir a 75 no ejercerá demasiada presión. Cuando enfrentas una apuesta de muy poco valor, conviene subir mucho, a quizás aproximadamente 225. 

Cuando subes el valor, siempre debes preguntarte a ti mismo, “¿Cuánto puede igualar mi oponente realmente con una mano peor que la mía?”.

Cuando usas un farol, pregúntate “¿Cuánto debo subir para hacer que mi oponente se retire en esa parte específica de su rango?”.

Descubrirás que en lo que se destacan los mejores jugadores del mundo es en poner a sus oponentes en situaciones difíciles. Lo logran ejerciendo la cantidad correcta de presión en el momento correcto. Descubrir cuándo ejercer presión es la parte fácil. La parte difícil de la ecuación es saber cuánta presión ejercer.

Si bien memorizar algunas pautas te ayudará a comenzar a seleccionar los valores de apuesta óptimos, debes invertir mucho tiempo para pensar qué es lo que desean lograr tus apuestas. Una vez que sabes eso, es un poco más fácil seleccionar el valor de apuesta ideal.

Asegúrate de leer mi próximo artículo en donde analizaremos cómo colocar a tu oponente en un rango de manos, lo que te permitirá tomar mejores decisiones.

¿Te ha parecido interesante?    

Gracias por ayudarnos a mejorar