,

Usa los errores del jugador y crea tu cuenta en línea

Autor:
Font Size
A A A

Casi todo jugador de poker siente orgullo al pensar que juega bien. De hecho, la mayoría de las personas creen que son muy buenos en la gran parte de las cosas a las que dedican tiempo (especialmente si han tenido algo de éxito).

A nadie le gusta pensar que es malo en algo a lo que dedica mucho tiempo.

La dura realidad es que si juegas en partidas de apuestas pequeñas a medianas, o si eres nuevo en el poker, es casi un hecho que tu estrategia tiene grandes fallas. Si bien esto puede parecer algo terrible, no lo es si decides trabajar duro para mejorar tus habilidades. Si tu juego tiene muchos defectos, tienes la posibilidad de pasar de ser un jugador de poker marginal o malo a ser un jugador sólido en relativamente poco tiempo. 

En este artículo, explicaré algunos de los principales errores que los jugadores de apuestas pequeñas y medianas cometen frecuentemente, y también cómo sacarles provecho. Una vez que sepas lo que estás haciendo mal, puedes trabajar para mejorarlo y así poder ganar más dinero en la mesa de poker.

Errores comunes en las apuestas pequeñas

Básicamente, todos los jugadores de apuestas pequeñas tienen defectos gigantes en sus estrategias. Si fueran excelentes jugadores, ya habrían ascendido a un nivel donde podrían ganar más dinero. Algunos jugadores recreativos de apuestas pequeñas me han dicho que no quieren ascender porque no les gusta el riesgo, y se sienten cómodos jugando los juegos pequeños. Si bien no es malo estar cómodo, si de verdad quieres mejorar en cualquier aspecto de la vida, constantemente tienes que ir más allá de los límites de lo que es posible.

Nunca nadie se ha vuelto excelente en algo haciendo lo que le es fácil y cómodo.

Dicho esto, entiendo que a muchos jugadores no les interesa ganar dinero, que juegan por "diversión". Si estás participando en mi Desafío construir cuenta, para transformar $10 en $888, ten en cuenta que estás jugando para ganar. Es así de simple.

Si estás jugando para ganar, debes ser honesto contigo mismo y enfrentar los defectos de tu estrategia.

Jugar muy directamente

La gran mayoría de los jugadores de apuestas pequeñas no tienen éxito porque la fuerza de su mano es demasiado clara para cualquiera que esté prestando atención; simplemente juegan de una forma demasiado directa.

Cuando tienen una mano fuerte, hacen una apuesta grande (o juegan lento y luego suben mucho la apuesta). Cuando tienen una mano de fuerza media, hacen apuestas pequeñas o medianas. Cuando tienen una mano débil, pasan.

Realmente es tan simple como eso.

Cuando te encuentras con alguien que usa esta estrategia, tu mejor contraestrategia es asumir que está jugando de forma honesta. Si tienes una mano fuerte, pero no de primer nivel, como K-J en una mesa con K-9-7, y tu directo oponente, a quien sabes le gusta subir mucho la apuesta con sus manos ganadoras, la sube bastante, sabes fácilmente que debes retirarte. A-K incluso podrían ameritar retirarse en este caso (a menos que tu oponente sobrevalore K-Q, K-J y K-T).

Otra alternativa, si tienes 5h-4h en K-9-7 en un pozo mano a mano en posición y el jugador directo que sube la apuesta antes del flop, quien sabes que hace apuestas de continuación con sus manos débiles o de mediana fuerza, decide pasar, debes estar dispuesto a bluffear al menos en el flop y el turn.

El poker es fácil cuando tu oponente te dice qué esperar.

Jugar con demasiado trucos

En el extremo opuesto del espectro, algunos jugadores de apuestas pequeñas usan demasiados trucos al jugar. Pueden subir todas sus manos con las que pueden jugar antes del flop además de exactamente A-A y K-K, las que igualan. O, pueden realizar apuestas de continuación en el flop cada vez a menos que tengan una mano ganadora.

Cuando te encuentres a alguien con esta tendencia, debes estar muy atento a cualquier jugada que salga de lo común. Cuando algo no parezca "normal", con frecuencia significa que la mano de tu oponente es excepcionalmente fuerte o excepcionalmente débil. Pero, por lo general, será excepcionalmente fuerte.

Si tu oponente tiene una mano ganadora, solo deberías quedarte con manos y opciones que tengan el potencial de superar la mano ganadora de tu oponente.

Jugar unas pocas manos de una manera específica

Algunos de los peores jugadores de todos juegan algunas manos (o una mano) de una manera específica. El ejemplo clásico de esto es el jugador que sube la apuesta hasta 3 ciegas grandes antes del flop con todas las manos con las que cree que puede ganar, además de exactamente J-J, la que en su lugar sube hasta 5 ciegas grandes.

Claramente, no quieres hacer que sea obvio para tus oponentes cuando tienes una mano específica, porque de ese modo jugar contra ti es increíblemente fácil. Está de más decirlo, pero el objetivo es que hagas lo posible porque jugar contra ti sea difícil, pero aún así tu juego sea fundamentalmente sólido. 

Esta debilidad puede manifestarse de muchas formas, como igualar con solo A-A desde la primera posición, subir a $0,88 con ochos de bolsillo, o hacer apuestas gigantes en el flop solo con opciones.

Presta atención a las acciones de tu oponente y podrías aprender a reconocer estos comportamientos descarados y de ese modo reaccionar perfectamente.

Subir para "protegerse"

Uno de los errores más costosos de los jugadores de apuestas pequeñas, especialmente cuando empiezan a hacer apuestas más grandes, es subirlas cuando tienen una mano decentemente fuerte en el flop y turn, pensando que las están subiendo para "protegerse". Quieren hacer apuestas grandes para que sus oponentes no puedan superarlos sin pagar un precio alto.

En realidad, cuando suben a apuestas grandes fuerzan a sus oponentes a retirarse cuando tienen manos marginales y opciones inútiles, que ya se están volviendo ajustadas. Cuando las opciones de tus oponentes están disminuyendo, te conviene que estén en el pozo para poder sacar más valor. Cada vez que tu oponente juega como jugaría si pudiese ver tus cartas, está jugando bien. Si tus oponentes están jugando bien, no estás maximizando tus ganancias.

La forma en la que puedes sacar provecho a esta tendencia es retirarte ante las apuestas grandes, a menos que el rango de subida de tu oponente vaya mal, o si tienes una opción que está obteniendo las pot odds correctas más las probabilidades implícitas para continuar.

Pero en general, si un jugador razonablemente directo hace una subida gigante, es sabio retirarse.

Sobrevalor decente, pero sin manos ganadoras

De forma similar al defecto anterior, muchos jugadores de apuestas pequeñas no son capaces de retirarse con manos buenas decentemente fuertes, incluso cuando los confrontan con bastante agresión. Por ejemplo, suben la apuesta con A-K y cuatro jugadores igualan. El flop es K-Q-7. Apuestan, alguien sube, y luego igualan o suben, y con frecuencia van all-in. Por lo general se sorprenden al ver que su oponente tiene la mejor mano con K-Q o 7-7. No se dan cuenta de que si hay mucho dinero en el pozo, su mejor par va a sucumbir a menos que su oponente tenga el hábito de sobrevalorar manos inútiles de un par.

Cuando tienes una mano decente, pero no ganadora, como un par alto con un kicker fuerte, si apuestas y te suben, por lo general deberías retirarte. Si subes, haces que sea casi imposible que tu oponente siga bluffeando. Cuando subes, si tu oponente sigue jugando, por lo general te ganará o tiene la oportunidad de ganar.

Si, al contrario, solo igualas la subida de tu oponente, lo mantienes en el pozo con todo su rango de subida, frente al cual probablemente tienes una buena posibilidad. A menos que el rango de subida de tu oponente en el flop sean solo manos ganadoras, en cuyo caso deberías retirarte en la subida en el flop.

Cuando tienes una mano buena no ganadora, la mejor opción es mantener a tu oponente con todos los bluffeos y las manos relativamente buenas, especialmente si la alternativa es que tu oponente se retire en todas las manos menos en las manos ganadoras en las que te superará.

Errores comunes en las apuestas medianas

Una vez que pasan a las apuestas medianas, los defectos de la mayoría de los jugadores se vuelven menos evidentes. Este escenario se debe a que se debe jugar al menos razonablemente bien para sobrevivir en las apuestas medianas. De ese modo, si bien aún puede tener una ventaja en estos juegos, esta no será tan grande comparada a su ventaja (en términos de ciegas grandes) en los juegos más pequeños.

Los errores son más sutiles

Los errores de los jugadores de apuestas medianas son un poco más sutiles. Por ejemplo, si el porcentaje óptimo de apuestas de continuación es un 70 % (que puede o no ser el caso), un jugador de apuestas pequeñas demasiado agresivo podría hacer una apuesta de continuación el 100 % de las veces. Un jugador de apuestas medianas demasiado agresivo podría hacer apuestas de continuación el 85 % de las veces.

Si bien el error del jugador de apuestas medianas será menos costoso que el del jugador de apuestas pequeñas, sigue siendo un error del que puedes sacar provecho.

Depende de ti prestar atención constantemente y descubrir los errores de tus oponentes específicos y cuál debería ser tu contraestrategia.

Síndrome de la jugada sofisticada

Quizás el principal error en que caen los jugadores de poker razonablemente competentes es el síndrome de la jugada sofisticada. Esto es cuando el jugador siente que debe hacer jugadas complicadas de forma relativamente regular, con frecuencia para subirse el ego.

Erróneamente creen que ganan gracias a sus jugadas "increíbles", no porque sus oponentes juegan mal. Estas jugadas sofisticadas con frecuencia no son para nada sólidas, y casi siempre le cuestan al jugador mucho dinero a la larga.

En lugar de salirte mucho de la línea sin ninguna razón, trabaja arduamente para desarrollar una estrategia que sea fundamentalmente sólida. Si bien soy un fuerte partidario de sacar provecho de los errores de tus oponentes, no deberías sentirte para nada inclinado a bluffear a lo grande a cada momento tratando de mostrar a tus oponentes lo "bueno" que eres.

Todo lo que realmente les muestras es tu falta de conciencia de ti mismo.

No bluffea con suficiente frecuencia

El punto anterior puede sonar que intento convencer de no bluffear, pero el bluff eses una parte esencial del poker que debes dominar si deseas tener éxito. En lugar de bluffear al azar, debes hacerlo de manera inteligente.

En general, deberías bluffear antes del flop, pero con cartas que tengan una posibilidad decente de mejorar y convertirse en manos ganadoras en el flop, como ases del mismo palo y conectores inútiles del mismo palo. O tal vez, manos que dificultan que tus oponentes tengan una mano fuerte, como manos que contienen un as (porque cuando tienes un as en la mano, es menos probable que tus oponentes tengan un as si hay uno menos en el mazo).

En el flop y turn, por lo general debes bluffear un poco con tus opciones que tienen una oportunidad decente de mejorar, como Js-8s o 9c-8c con 7c-5s-3s. Ten en cuenta que estas dos manos tienen pocas probabilidades de ganar en la etapa de mostrar, pero tienen una posibilidad razonable de mejorar a una mano ganadora decente en el turn.

El river bluffing es un tema complicado que es difícil de explicar en unas pocas oraciones. En palabras simples, cuando eres el agresor que va al river, por lo general debes bluffear con alrededor de la mitad de las manos, ya que estás haciendo apuestas de valor. De ese modo, si estás haciendo apuestas de valor con 50 combinaciones de manos, puedes bluffear con alrededor de 25 combinaciones de manos, suponiendo que estás haciendo una apuesta del tamaño del pozo.

Cuando el tamaño de tu apuesta de river disminuye, debes apostar con menos combinaciones de bluffeo. Cuando el tamaño de tu apuesta de river aumenta, debes apostar con unos cuantos bluff más. A menos que pienses que tu oponente se retira con demasiada frecuencia, la proporción de apuestas de valor a bluffs nunca debe ser mayor a una proporción de 1:1. Siempre tienes que tener más apuestas de valor que bluffs.

Cuando te enfrentes a una apuesta de river, es recomendable que subas con bluff con las manos que no son lo suficientemente fuertes para igualar y contienen cartas que hacen más difícil que tu oponente tenga una mano ganadora.

Por ejemplo, 7-7 es una mano para bluffeo mucho mejor que Ks-Qs cuando tu oponente apuesta en el flop, turn y river con 9c-8s-6s-4d-3c (suponiendo que piensas que 7-7 es muy débil para igualar). Si tienes dos siete, es más difícil que tu oponente tenga una escalera. Pero cuando tienes Ks-Qs (dos picas), es menos probable que tu oponente esté bluffeando con una opción de color, lo que quiere decir que es más probable que tenga una mano lista.

Si tus oponentes juegan bien, por lo general no te conviene estar en una situación en la que todo tu rango son todas manos de valor o todos bluffs. Si crees que básicamente no tienes bluffs en tu rango, estás jugando de forma muy directa. Si casi no tienes manos de valor, estás jugando muy a lo loco.

Si juegas tus apuestas de valor y bluffs exactamente de la misma manera, haces que tu oponente tenga que adivinar, lo que te convierte en un jugador difícil.

Jugar sin pensar

Una vez que has creado lo que crees que es una estrategia fuerte y fundamentalmente sólida, es importante que estés siempre trabajando para mejorarla e implementarla a la perfección. Esta estrategia es más fácil en el dicho que en el hecho, ya que muchos jugadores de apuestas medianas a la larga se aburren o se agotan, lo que hace que jueguen de forma robótica.

Si bien es genial jugar sin grandes cambios emocionales, que no te importe no es beneficioso. Cuando juegas poker, cerciórate de que jugar poker sea tu principal preocupación en ese momento.

Si preferirías estar haciendo otra cosa, tal vez jugar poker en ese momento no es ideal.

Resumen

Como puedes ver, muchos de estos errores pueden solucionarse fácilmente aprendiendo a jugar con una estrategia fundamentalmente sólida. La mayoría de los jugadores enfrentan el poker pensando: "Si juego mi propia estrategia, tendré éxito".

Si constantemente haces jugadas que se ha comprobado con métodos matemáticos que son definitivamente incorrectas, a la larga perderás dinero. Te recomiendo que pases tiempo estudiando a los mejores jugadores y descubras por qué hacen las jugadas que hacen.

Si de verdad te dedicas a llevar tu juego de poker a un nivel superior, contrata a un instructor calificado que pueda señalar rápidamente tus defectos, de los que puede que no tengas ni idea. Una vez que sepas en qué debes trabajar, estarás bien encaminado para el éxito. 

Espero que te esté yendo bien en el proceso de convertir $10 en $888. Si tienes alguna pregunta para mí, siéntete libre de preguntar en Twitter @JonathanLittle.

¡Buena suerte!

¿Te ha parecido interesante?    

Gracias por ayudarnos a mejorar