Las cosas más extrañas que viste en una mesa de poker

Autor:
Font Size
A A A

De león a cordero

Comencemos con el ex campeón del Irish Open, Neil Channing, que nos cuenta una historia divertida de las World Series of Poker.

“Estaba en una mesa de un torneo satélite. Un tipo estaba recibiendo una sanción del supervisor. Se volvió loco y se puso muy violento”, dijo Channing. “El supervisor del piso dijo que si no se calmaba, lo iba a descalificar. Esto hizo que el hombre se enojara mucho más.

”Luego le dijeron que si no se calmaba, se le prohibiría la entrada a Río. Llamaron al personal de seguridad, y la gente empezó a amontonarse, pero era tarde por la noche y había menos de 30 personas en el lugar.

“Luego, se transformó y se tranquilizó de repente. Aceptó la decisión y dijo que se iría sin hacer problema. Fue una transformación muy repentina.

“Se fue...

“Hasta que alguien se dio cuenta de que se había robado $1.800 de las apuestas paralelas que se habían hecho por quién se quedaría más tiempo en el torneo, y lo persiguieron por el pasillo. Afortunadamente, lo atraparon en la puerta”.

El carnicero chino

El poker te puede hacer enojar.

Como este tipo que una vez experimentó las jugadas de apostar all-in e igualar apuestas más extrañas de la vida de Dave Nicholson.

“Estaba en un juego privado, en un lugar secreto”, dijo Nicholson. “El pozo rondaba los £9.000, y las cartas de la mesa eran algo así como Q76. Dos tipos jugaron all-in. Tenían KK frente a AQ, y el jugador con KK era un muchachito chino.

“Antes de que el crupier pueda terminar la acción, el muchachito chino sacó un cuchillo de carnicero del bolsillo y le dijo que si perdía el pozo, le iba a cortar la cabeza.

“El crupier se veía increíblemente asustado. El par con KK fue la jugada ganadora; el crupier suspiró aliviado, y todos estallaron de la risa, incluido el muchachito chino”.

Carnicero. Por supuesto.

Noche al estilo escocés

Qué bueno que la crupier que sigue no estaba en ese juego.

Aquí tenemos a Dominik Nitsche:

“Recuerdo haber jugado un satélite que te clasificaba al torneo High Roller del EPT en Deauville. La estrategia adecuada en un satélite es tomarte tu tiempo para tomar decisiones.

"A la crupier le disgustó un poco mi forma de actuar y se puso las manos en la cabeza y fingió dormirse durante mi turno. Nunca había visto algo así durante los ocho años que llevo jugando al poker”.

¿Qué le ponen a los macarrones en Deauville?

Dedos de mantequilla

Aquí tenemos al editor de PokerNews del Reino Unido, Matthew Pit:

“Estaba en el EPT de Deauville una temporada. Éramos nueve o diez jugadores, pero jugábamos mano a mano por el pozo en el flop. El crupier estaba jugueteando con la pila de cartas que ya no estaba en juego y, accidentalmente, se dio vuelta. Uno de los jugadores se dio cuenta y llamó al supervisor.

“La decisión fue que todas las cartas que ya no estaban en juego debían quedar expuestas a ambos jugadores, de manera que estaba el flop allí y 14 cartas fuera de juego dadas vuelta”.

Todo lo que necesitas es una carta...

A continuación, les cuento otra grandiosa historia sobre una decisión controversial que tomó el supervisor, tal como lo explica Jackie Glazier, la ganadora del brazalete de las WSOP.

“Lo más extraño que vi en una mesa de poker fue durante un Main Event de las WSOP. Fue en el 2013, al final del segundo día. Un jugador que no había jugado una mano desde hacía más de dos horas, abrió una mano con un all-in desde la posición del medio por 20 ciegas grandes. En una jugada de retirada alrededor del botón que no lo pensó ni un segundo e igualó la apuesta, retiré mi ciega pequeña, y la ciega grande también se retiró.

“El crupier anunció ‘All-in e igualar la apuesta’ y, con la acción completa, les pidió a los dos jugadores que den vuelta sus cartas. El jugador del all-in dio vuelta un as-sota del mismo palo. El jugador del botón miró al crupier y dijo que todavía quería otra carta. Había igualado la apuesta con una sola carta (incluso cuando faltaba acción después de igualar la apuesta).

“Dio vuelta una reina. Llamaron al supervisor, y el jugador del all-in sostuvo que la mano del botón debía descalificarse porque se había completado toda la acción y no tenía dos cartas.

“El supervisor ordenó que se le debía repartir al jugador la carta de arriba del mazo, que era la carta que se le hubiera dado de todas maneras. Se le repartió la carta, y el botón dio vuelta un as para tener un as-reina.

“Entonces ganó la mano y venció al otro jugador, que se fue de la mesa sacudiendo la cabeza mientras el resto de los jugadores que estaban sentados en la mesa solo miraban la situación desconcertados. No estoy segura de si la decisión fue correcta o no, pero lo que me confunde aún más fue el riesgo de igualar una apuesta con una sola carta que ni siquiera era un as”.

¡Basta de ronquidos!

Al menos, él estaba despierto al igualar la apuesta.

Aquí tenemos a Sofia Lovgren:

“Una noche tarde, cuando jugaba partidas por dinero en Bellagio el otoño pasado, en mi mesa había un jugador de poker que no podía evitar quedarse dormido. Tenían que despertarlo cada vez que era su turno de jugar.

"De pronto, se quedó dormido cuando estaba en medio de un pozo. Se despertó con un movimiento rápido y proclamó, sin mirar la mano ni la mesa, ‘Mmm, paso’. Allí fue cuando el crupier le dijo ‘O se mantiene despierto o abandona la mesa’”.

“¡Decidimos comprarle un café!”

Juego lento directo a la guillotina

En París disfrutan mucho de una buena taza de café. También les encanta la idea del juego que te deja en bancarrota por lo que han escuchado.

Aquí tenemos a Sam Razavi:

“Sucedió hace alrededor de ocho años, cuando el Club de Aviación de Francia (ACF) todavía prosperaba en Champs-Élysées, en París. Estaba jugando un juego bastante amistoso de €1/€3 cuando se sentó un muchacho local al que llamaban ‘El esquimal’. Siempre abría el juego con €40 con cualesquiera dos cartas y después igualaba una tercera subida de casi cualquier monto con cualesquiera dos cartas.

“Una hora o un poco más después de haberse sentado, abrió con su apuesta estándar de €40 y se enfrentó a una tercera subida de €160. Igualó la apuesta. El flop era K56, y ambos jugadores pasaron. La carta del turn era irrelevante, y los dos pasaron por segunda vez. El river era un ocho. Este muchacho apostó €200. El esquimal subió a €500; luego, el otro muchacho le dijo algo en francés al esquimal. Hablaron con el crupier, que llamó al supervisor, y lo importante es que lo que el otro muchacho le había dicho al esquimal era si quería traer más dinero a la mesa.

“Aparentemente, el supervisor les permitió traer más dinero a la mesa que entraría en juego en el medio de esta mano. Algo que nunca antes había visto y algo que estoy seguro de que no suele permitirse.

“Como sea, este muchacho saca con emoción €3.000 mientras el esquimal saca algo así como €2.000. Entonces el otro muchacho anuncia ‘Mille’, lo que creo que significa ‘Mil’. Este muchacho estaba tan seguro de su mano que no puedo creer que el esquimal haya aceptado recargar.

“El esquimal se encoge de hombros y dice ‘All-in’, a lo que el otro muchacho responde diciendo palabrotas en francés y entre líneas algo así como que el esquimal tenía una escalera.

“De todas maneras, iguala la apuesta rápidamente, el esquimal da vuelta 7-4 de distinto palo para la escalera, y este otro muchacho saca enojado un trío de reyes, que jugó despacio hasta la muerte.

“Recogió sus cosas y se fue. El esquimal miró a su alrededor. Yo me reí, y él se encogió de hombros de nuevo, como ajeno a lo que había sucedido”.

Clavar la mirada en tu oponente

Parece que esa pareja dijo todo muy claramente. ¿O no fue así?

Dejaremos este corto período de rememoración en manos del habilidoso hombre que lo inició, Neil Channing. La mano involucra a Keith Lehr, y Keith sin dudas dijo todo muy claramente...

“Keith Lehr estaba jugando $10/$20 NLH en The Bellagio. Fue all-in. El muchacho le preguntó si eso era all-in y si tenía más dinero. Keith confirmó que iba all-in.

“El muchacho le respondió algo así como que solo preguntaba y Keith le respondió: ‘Dije que iba all-in FFS, ¿a qué creíste que me refería?’ El otro muchacho le dijo: ‘Solo estaba verificando que así fuera y sí es así: ibas all-in’.

“Keith se puso los dedos en el ojo, se sacó el ojo de vidrio de la órbita y lo puso en el pozo.

“Aquí tienes. Es el lote. Definitivamente voy all-in”, dijo.

Eso es lo que cuentan los profesionales. Ahora, es tu turno.

¿Qué fue lo más increíble que presenciaste en una mesa de poker?

¿Te ha parecido interesante?    

Gracias por ayudarnos a mejorar