¿La edad es mucho más que un número en las WSOP?

Font Size
A A A
"Lo cierto es que fue el peor farol de año, pero funcionó por un motivo: me marqué un farol a mí mismo.

Perdí porque subestimé a mi oponente.

Al final ya me daba igual, estaba muy cansado. No podía concentrarme".

Eso es lo que nos contó Sammy Farha sobre una mano legendaria del WSOP Main Event de 2003. Este profesional de la vieja escuela, con su traje italiano de $5.000, sus gafas de diseño y un cigarrillo sin encender, comenzó su heads-up contra el qualifier online con perilla de Tennessee, Chris Moneymaker, con un plan definido: jugar discreto, no meterse en demasiados pozos y desgastar al oponente.

No funcionó.

"Supe cuál era el plan de Sammy al llegar al heads-up. Sabía que si él pensaba que era mucho mejor que yo, iba a querer mantener los pozos pequeños y usar su experiencia para intentar desgastarme", comentó Moneymaker.

"Sabía lo que quería hacerme y no iba a dejar que eso sucediera".

La llegada de los jóvenes campeones

A sus 27 años, Moneymaker era uno de los campeones del Main Event más jóvenes de la historia y su victoria animó a una nueva generación de jugadores a comenzar a jugar.

Pero también hizo otra cosa: marcó la aparición de jugadores cada vez más jóvenes en el circuito de poker, una generación de advenedizos sin miedo, expertos en el uso de Internet que habían pasado por un entrenamiento intenso y que no tenían miedo de ganar ni de perder.

Loas jugadores de la vieja escuela no podrían concentrarse, estaban cansados.

Y las WSOP se están beneficiando de esto. El número de participantes está creciendo, pero estos también son cada vez más jóvenes. Ahora que hay más satellites online y paquetes que nunca, los jóvenes agresivos con compras mínimas y dinero de viaje para gastar están llenando las salas de conferencias de Rio todos los años.

¿Qué es lo que ha conducido a este cambio? Hemos analizado las estadísticas correspondientes a más de 40 años de los WSOP Main Events, además de eventos históricos y entrevistas con jugadores principales, para intentar descubrir de qué están hechos los campeones del futuro. La conclusión es que la próxima generación de campeones del poker:

Será ligeramente mayor que los jóvenes fenómenos de los últimos años, con una edad aproximada de entre 25 y 30 años

Tendrá más experiencia, con premios comprobados TANTO online como offline

Estará más en forma y mejor preparada

Contará con un buen entrenamiento

El ascenso del poker

Desde las primeras WSOP de 1970, cuando un pequeño grupo de jugadores empedernidos de carretera se enfrentaban en una sala de cartas tórrida en Las Vegas, el número de participantes de las WSOP ha ido en continuo aumento.

La compra mínima de entonces era de $10.000 y eso no ha cambiado. A medida que la popularidad del Texas Hold'em ha ido aumentando, también lo ha hecho el número de participantes del Main Event.

¡Comparte estas ideas con otros jugadores de poker en tu blog!

Si observamos nuestro primer gráfico, se aprecia un aumento continuado en el número de participantes. Se han producido saltos importantes, especialmente a principios de la década de 1980, cuando se introdujeron los primeros satellite qualifiers, y de nuevo después de que ganara Moneymaker.

Al año siguiente, el "efecto Moneymaker" propició un aumento en el número de participantes del 300%. Otro aficionado triunfó en 2004, un abogado llamado Greg Raymer, y al año siguiente se produjo otro boom, con 5.619 jugadores inscritos en el Rio, donde el australiano Joe Hachem se alzó con el primer título para su país.

Americanos de todas las edades se lanzaron a jugar al poker a través de Internet y, a pesar de la llegada del Decreto relativo a las Apuestas Ilegales por Internet (UIGEA) en 2006, un total de 8.773 jugadores participaron en el Main Event de ese año.

A medida que varios importantes sitios de poker online abandonaron los EE. UU. y se llevaron sus satellites con ellos, el número de participantes se redujo hasta 6.358 en 2007, pero estas cifras se mantuvieron incluso durante los oscuros días del Viernes Negro, cuando se procedió al cierre de los sitios más importantes que habían desafiado al UIGEA y habían permanecido en los EE. UU.

A pesar de que a muchos americanos se les negó la posibilidad de conseguir un asiento barato en un qualifier online, había más oportunidades de clasificarse en los casinos y las salas de cartas en vivo de los EE. UU.

Los chavales comienzan a dominar

¡Comparte estas ideas con otros jugadores de poker en tu blog!

Algo siguió ocurriendo a medida que crecía el número de participantes: la edad de los campeones comenzó a reducirse.

Como puede verse en nuestro segundo gráfico, aficionados como Raymer, Jerry Yang y Jamie Gold tenían treinta y tantos largos cuando se alzaron con la victoria, lo cual supone una caída importante en comparación con los campeones de 40 y 50 años de las décadas de 1970 y 1980.

En 2008, la llegada del profesional joven quedó afianzada con el triunfo de Peter Eastgate. Eastgate, un tímido profesional de Dinamarca, rompió el récord de los campeones del Main Event al hacerse con el título a los 22 años de edad. Consiguió su asiento en un importante sitio de poker online.

Un año después, Joe Cada volvió a romper el récord con una diferencia de más de 300 días.

Pero no se trata de meras excepciones: tal y como muestra el gráfico 2, la edad media de los campeones a lo largo de las décadas también está disminuyendo.

¡Comparte estas ideas con otros jugadores de poker en tu blog!

De hecho, en las mesas finales la edad media está disminuyendo. Si consultamos el gráfico 3, podemos ver que Raymer, ganador de la mesa final de 2004, tenía 40 años, pero también se puede observar que aparecen Dan Harrington, ganador de 58 años de edad en 1995, y un joven David Williams, que contaba con 24 años de edad cuando terminó en segundo lugar.

Sin embargo, en 2006, cuando Jamie Gold se llevó el premio record de 12 millones de dólares, la edad media de los jugadores de la mesa final era de poco más de 27 años.

En 2009, cuando ganó Cada, la edad media de la mesa final era relativamente joven (31), mientras la mesa del año pasado marcó posiblemente la futura tendencia del November Nine, cuando Martin Jacobson y otros formaron una mesa con una edad media justo por debajo de los 28 años de edad.

Y no se trata tan solo de la edad media de la mesa: resulta que los subcampeones tienden a ser igual de jóvenes que los ganadores.

¿Por qué están dominando los de veintitantos?

¿Por qué se ha producido un aumento en el número de jóvenes jugadores que triunfan en el Main Event?

Esto puede deberse a una serie de factores, así que echemos un vistazo a por qué los campeones actuales y futuros son mucho más jóvenes que hace 20 años:

  1. Preparación y aguante

    "Recuerdo que teníamos jornadas de 17 horas y que dormía durante el descanso de 90 minutos para la cena," comenta Dennis Phillips, quien tenía 54 años cuando finalizó en tercer lugar en el WSOP Main Event de 2008.

    "El año que lo conseguí [en 2008], los días no acababan hasta media noche y en algunos casos hasta la madrugada de la mañana siguiente”.

    De acuerdo con Dennis, el secreto es una preparación adecuada.

    "Tienes que comer con antelación, ajustar tu reloj biológico y tomarte descansos siempre que puedas. Recuerdo cómo los jugadores, tanto los jóvenes como los maduros, comían mal y perdían fichas y apostaban de manera incorrecta después de las 10 de la noche.

    El Main Event es una experiencia larga y tediosa, tanto física como mentalmente. Ahora, los jugadores de mayor edad lo tienen más difícil".

  2. Compras mínimas y pilas de fichas

    La compra mínima de $10.000 ha sido algo constante en los 45 años de historia de las WSOP. Eso ha hecho que los profesionales de hoy en día puedan permitirse los $10.000 mucho más que antes.

    Actualmente, también hay más oportunidades de apostar que nunca, por lo que las compras mínimas no están ni mucho menos fuera del alcance de los jóvenes con talento.

    Y, aunque los patrocinios (que a menudo conllevaban compras mínimas gratis para las WSOP) no están tan extendidos como en el pasado, los jóvenes profesionales que disfrutaron de patrocinios antes del 2011 están cosechando los beneficios de esa experiencia ahora que son un poco más mayores.

    Pero a nivel de torneos, las pilas de fichas de las WSOP también juegan un papel importante.

    Mohsin Charania es un joven profesional americano con talento que se ha embolsado más de 4,5 millones de dólares a lo largo de su carrera. Ha ganado más de $500.000 jugando online, pero también ha logrado títulos de EPT y WPT, además de importantes premios en las WSOP.

    "Los organizadores de las WSOP modificaron las pilas iniciales de 20.000 a 30.000 hace algunos años", comenta.

    "Ese juego extra ha ayudado a los chavales jóvenes que tienen experiencia online a jugar más manos. Esas 10.000 fichas adicionales han resultado ser inestimables para el evento deep-stack".

  3. Online = Más manos

    Actualmente, los campeones adquieren sus habilidades jugando online. Por ejemplo, Annette Obrestad ganó las WSOPE en 2007, cuando tenía 19 años. Su alias online, "Annette_15", nos ofrece una pista de la edad que tenía cuando comenzó a jugar.

    De hecho, Obrestad perfeccionó sus habilidades jugando online por diversión antes de lanzarse a los grandes torneos. Se llevó con ella a Londres ese año de experiencia que los jugadores profesionales más curtidos habían tardado una generación en adquirir.

    Por supuesto, hay matices de las partidas en vivo a los que los profesionales online deben ajustarse, pero las miles de horas de experiencia obtenidas online tampoco son nada desdeñables.

  4. La arrogancia de la juventud

    Los jugadores apuestan, pero los jóvenes profesionales se la juegan más. Entienden la necesidad de ser agresivos, valientes y directos. A menudo, los profesionales más jóvenes pasan de estudiar en el insituto a convertirse en jugadores profesionales de poker a tiempo completo, por lo que no tienen las preocupaciones de un trabajo típico de 9 a 5.

    Y, con la cantidad de juegos que hay actualmente, no hay necesidad de soltar $10.000 cuando hay un montón de partidas disponibles en tu sitio de poker favorito donde puedes conseguir dinero en efectivo.

    Muchos jóvenes profesionales aún no han comenzado a formar una familia y pueden dedicar más tiempo a jugar y estudiar el juego sin las distracciones que suponen las parejas y los hijos.

  5. Formación y redes sociales

    Los profesionales de hoy en día no solo acumulan un gran volumen de juego, sino que también pasan horas compartiendo manos con otros profesionales y viendo vídeos, así como recibiendo entrenamiento profesional.

    Es posible que los patrocinios ya no sean tan comunes, pero los acuerdos de entrenamiento y staking sí lo son. No solo preparan a los jugadores para las habilidades financieras y de poker de un Main Event, sino también para las preguntas mentales a las que se enfrenta todo jugador.

  6. La experiencia compensa

¡Comparte estas ideas con otros jugadores de poker en tu blog!

Durante algún tiempo, parecía que el ganador del Main Event iba a tener 21 años para siempre y ser un fanfarrón con un montón de experiencia acumulada jugando en Internet. Sin embargo, parece que, al menos durante los dos últimos años, hay que contar con un poco más de experiencia en el circuito en vivo para tener éxito en las WSOP.

Echa un vistazo a nuestro gráfico. Como puedes ver, en 2003, cuando el aficionado Moneymaker se alzó con la victoria, este había conseguido un total de $0 en ganancias antes de su triunfo en el WSOP Main Event.

Por otro lado, Raymer tenía algo más de $136.000 y Gold $101.273 cuando ganó un año después. A medida que la edad de los ganadores finales fue disminuyendo, también lo hizo la cantidad ganada antes de la mesa final. (Eastgate había ganado $63.324 antes de su triunfo en 2008 y Cada tenía solo $28.214).

Pero quizá es comprensible, ya que a los 21 tampoco has tenido mucho tiempo para acumular demasiada experiencia en vivo. Pero algo está pasando. Los jugadores que llegan ahora a la mesa final del WSOP Main Event son mayores, tienen más experiencia y han obtenido premios y títulos con anterioridad.

Antes de llegar a la mesa final, Greg Merson, campeón de 2012, ya había ganado un brazalete de las WSOP ese año (en el $10.000 Six-Handed No Limit Hold'em) por valor de 1,1 millones de dólares. A eso había que sumar cuatro premios de las WSOP anteriores y los resultados del World Poker Tour y el European Poker Tour. Por otro lado, Merson había conseguido más de $350.000 en torneos online.

Mientras tanto, Martin Jacobson, el ganador de 10 millones de dólares del año pasado, ya se había hecho con varios puestos de subcampeón EPT y WSOP antes de conseguir ese gran y escurridizo título. Su carrera anterior al título de 2014 había dado como fruto algo más de 4,8 millones de dólares.

Existen numerosos tours en todo el mundo para jugadores de todos los niveles donde se puede practicar y conseguir dinero, y muchos jugadores que anteriormente se habían ganado la vida online están pasándose a los juegos en vivo porque creen que pueden sacarles más rendimiento.

De hecho, si observamos todos los brazaletes de todas las WSOP ganados por jugadores menores de 30 años de edad, se ha producido un cambio radical.

En 2006, cuando Gold rompió el récord del Main Event, ningún jugador menor de 30 años ganó un brazalete. Al año siguiente, fueron solo dos. No obstante, el año pasado 10 jugadores menores de 30 se hicieron con los codiciados brazaletes.

En cambio, en 2006, los séniors de las WSOP (con una edad media de 59 años) se llevaron un montón de títulos. En 2014, solo tres jugadores de 50 años o más, incluido el veterano Ted Forrest, ganaron brazaletes de oro.

Predicción sobre los futuros campeones de las WSOP

La tendencia en los jóvenes ganadores de las WSOP (Jacobson, el campeón del año pasado, era relativamente "mayor" cuando ganó a los 27 años) parece continuar.

Los jóvenes jugadores entrenan más duro, apuestan con más agresividad y duran más. Muchos acuden al gimnasio y siguen dietas relativamente sanas, listos para sacar el máximo provecho a dos semanas ininterrumpidas de Main Event.

También tienen más experiencia. Se pasan horas en plataformas de compartición de vídeos como Twitch, a veces tienen entrenadores y comparten manos con otros profesionales y las discuten en foros.

Pero tener experiencia online no lo es todo. Los campeones del futuro deben participar y demostrar su valía en el circuito en vivo.

Los fenómenos online como Tom "durrrr" Dwan, Annette Obrestad y Viktor "Isildur1" Blom han tenido dificultades para reproducir su táctica online en las partidas en vivo. Acaban por aburrirse porque necesitan días largos para llevarse un premio que pueden ganar en Internet en cuestión de horas. O, a veces, sus habilidades online hiperagresivas no funcionan en un evento de varios días de las WSOP donde tienen lugar tantos giros e imprevistos.

"Probablemente ahora Joe Cada es un jugador mucho mejor que cuando ganó [en 2009]", añade Phillips. "Pero realmente ha mejorado su juego. De hecho, es probable que tenga más posibilidades de ganar ahora que antes.

"Hay muy pocos sitios en el mundo donde puedas jugar al poker con 18 años. No puedes llegar directamente de Internet y sentarte a jugar al poker en vivo. Existe un periodo de ajuste en el juego en vivo, donde hay muchos matices en que pensar".

Solo Chris Moorman, de 29 años de edad, quien ha ganado más de 8 millones de dólares en torneos, ha realizado una tentativa de transición a los torneos en vivo, tanto en términos de resistencia como de estilo. Ahora, este profesional británico ha conseguido más de 4 millones de dólares en torneos desde 2008, y su primera y gran victoria se produjo en 2014 cuando ganó el WPT LA Poker Classic.

En 2003, cuando Farha malinterpretó a su oponente y cayó en el último escollo, comentó más tarde: "Estaba tan cansado que no era yo mismo. Soy un jugador de partidas en efectivo y los torneos son realmente agotadores. Cometí un error de criterio".

¿Podrían las compras mínimas bajas provocar un nuevo boom del poker?

Es posible que el número de participantes de los Main Events nunca llegue a los 8.773 de 2006, pero los nuevos eventos con compras mínimas como el Colossus de 2015 (que batió cifras récord con 22.374 participantes) podría servir de ejemplo para futuras WSOP. Mientras los jóvenes profesionales con experiencia arrasan en el siempre presente Main Event, los aficionados pueden conseguir sus 15 minutos de gloria al más puro estilo Moneymaker destruyendo al Colossus.

Probablemente, dentro de cinco años, no se disputarán la mesa final del WSOP Main Event jugadores exhaustos de la vieja escuela como Farha ni aficionados como Moneymaker, y ni tan siquiera profesionales como Cada o Eastgate.

Cuando llegue noviembre, todas las miradas estarán puestas en Rio para ver qué tipo de jugador llevará la antorcha de la próxima generación de campeones mundiales del poker.

¿Te ha parecido interesante?    

Gracias por ayudarnos a mejorar