Libratus vence al hombre en NLHE: ¿y ahora?

Autor:
Font Size
A A A

El profesor Tuomas Sandholm felicita a su joven estudiante Noam Brown: ¿estamos frente a otro momento como el de Francisco Fernando?

Bueno, no hay armas.

Nadie muere.

Pero al saber que Libratus, su programa de inteligencia artificial (AI), derrotó a cuatro jugadores humanos en más de 120.000 manos de Heads-Up No-Limit Hold'em, casi siento el hedor de la cordita a 4.000 millas de distancia.

Jason Les (-880.097), Jimmy Chou (-522.857), Daniel McAulay (-277.657) y Dong Kim (-85.649) sufrieron una amplia derrota por parte de una máquina que simplemente fue mejor que ellos. La derrota final se dio por un margen de 1.776.25 fichas o 14 ciegas grandes cada 100 manos.

“En verdad nos dio una paliza”, dijo McAuley tras la derrota.

Es un momento emblemático para la AI. Las máquinas habían logrado vencer a los mejores seres humanos en el ajedrez, en Atari y (en el último tiempo) en Go. Pero una máquina nunca había vencido a una persona en un juego con información incompleta. Hasta ahora.

Libratus logró aprender de sus errores todos los días. Los cuatro jugadores afirmaron que la máquina mejoró durante los 20 días, las debilidades caían con la velocidad con que las moscas vuelan hacia los atractivos postres de un restaurante.

Y he aquí que yace el problema.

Esto no tiene techo.

Los avances de la AI, sumados al momento histórico actual, auguran un final muy malo para la raza humana. Puede suceder que la AI se vuelva demasiado inteligente y nos destruya tal como nosotros destruimos una fila de hormigas que osa entrar a nuestra casa. O bien, que usemos la AI para destruirnos entre nosotros mismos.

La gente se pregunta si esto predice el fin del póker en línea.

Olvídense.

Podría predecir el fin del mundo.

El alcance de la inteligencia es inimaginable. No tenemos ni la menor idea de lo que sucederá cuando la AI desarrolle un nivel de inteligencia que supere a nuestro insignificante conjunto de átomos. Además, el índice de progreso es irrelevante. Alguien le dio un día libre a Sísifo. La piedra ya está rodando. No hay nadie que pueda detenerla.

Sé lo que están pensando.

Qué fatalista.

Quizás tengan razón, y es por eso que consulté a seis jugadores profesionales de póker y a Bill Perkins de los Berlin Bears, para preguntarles qué pensaban acerca de Libratus y del rol de la AI en el póker y en otras áreas.

¿Podrán ganar los seres humanos?

Antes de que el partido comenzara, le pedí al panel que eligiese un ganador: el 70 % de ellos creyó que los seres humanos tendrían una pequeña ventaja por sobre la AI. Ninguno creyó que la diferencia sería abismal y la gran mayoría pensó que la victoria sería por un pequeño margen.

“Creo que los humanos ganarían y también creo que aun en rondas posteriores, el algoritmo tendrá una falla que se podrá aprovechar una vez que se descifre”, expresó Bill Perkins, miembro de Berlin Bears en el Global Poker Index. “La intuición me dice que el programa no podrá variar lo suficiente los cambios de rango y los tamaños de las apuestas de un adversario humano. Eso no implica que un jugador de AI fuerte no pueda alcanzar una alta clasificación si está bien diseñado. Pienso que uno de los motivos de que los desarrolladores hablen muy poco sobre cómo funciona el programa es que se lo puede explotar”.

“Esperaría que ganen los seres humanos, siempre que tengan la suficiente habilidad para explotar los patrones que vean emerger de la AI y en la medida en que no olviden los conceptos básicos al intentar “engañar” a la computadora”, dijo Niman ‘Samoleus’ Kenkre.

“No pensé que la AI hubiera avanzado lo suficiente”, dijo Andrew Barber, ganador del brazalete de World Series of Poker (WSOP). “Pero eso fue bastante tonto considerando el ritmo de desarrollo de la AI y la famosa imagen que describe la singularidad tecnológica (el momento en que las computadoras superan a los humanos en inteligencia) dentro de 10 o 15 años”.

Matt Ashton fue el único miembro del panel que jamás dudó de que Libratus ganaría.

“Los humanos no ganarán”, afirmó Matt Ashton, quien fuera ganador del Campeonato de jugadores de póker de WSOP. “Recuerdo que antes del partido pensé que la AI sería mucho mejor que el año anterior y pensé que podría ser la favorita; me sorprendió que la gente apostara 3-1 en contra de la AI en 2+2 y en PokerShares”.

Ashton habla sobre el partido entre el bot de AI Claudico y cuatro jugadores humanos que tuvo lugar en 2015. Los humanos ganaron ese juego por 7.300 ciegas grandes, pero los miembros del equipo de investigación informaron que habían aprendido lo suficiente para modificar el bot y ganarles a los humanos.

No mentían.

¿Les importa que la AI gane y resuelva NLHE?

El 57 % del panel expresó preocupación respecto de una victoria de Libratus, pero como Terrence Chan y Brian Rast señalan, el éxito no implica que NLHE se resuelva. Solo implica que la AI ha derrotado a los humanos en un partido de Heads-Up NLHE.

“Ganar no implica resolver NLHE”, afirmó Terrence Chan, profesional del póker y luchador de MMA. “Aún no hay una solución para HU NLHE con un verdadero equilibrio y estoy seguro de que los miembros de Carnegie-Mellon estarán de acuerdo conmigo”.

“Hay una pequeña diferencia entre la victoria de la AI y la solución de NLHE”, expresó Brian Rast, ganador del brazalete de WSOP en varias ocasiones. “Además, tengan en cuenta que es específicamente HU NLHE, y no NLHE en general. La AI no ha “resuelto” al HU NLHE”. 

Bryan Paris ganó 10 millones de dólares jugando póker en línea, por lo que sí le preocupa que Libratus haya ganado.

“Claro que me importa”, comentó Paris. “Podría hacer que mi trabajo quede obsoleto”.

Brian Rast también teme por el futuro del póker en línea.

“Ya sabía que el póker en línea tenía los días contados: esto solo refuerza lo que pensaba”, afirmó Rast.

Matt Ashton y Chan creen que el crecimiento de la AI siempre tuvo una arista inevitable en relación con el futuro del póker en línea.

“Que los humanos venzan a la AI solo podría prolongar la confianza en la longevidad del póker en línea por un tiempo, pero desde hace tiempo se considera que es inevitable que esto suceda”.

“Si bien me afecta como jugador de póker, el hecho de que las computadoras sean mejores que los humanos es inevitable, así que no me resulta relevante que suceda ahora, el año próximo o en 2020”, dijo Chan.

Andrew Barber cree que la victoria de la AI tiene consecuencias sobre cosas más importantes que la profesión de los jugadores de póker en línea.

“Quería que fuese un juego más difícil de resolver, por amor propio, pero me interesa aprovechar esta oportunidad como aprendizaje”, expresó Barber. “Esto demuestra que las computadoras apuntan a reemplazar trabajos que requieran niveles decentes de inteligencia, por lo que es necesario comenzar a analizar qué hacer con las personas que quedarán desplazadas. Es bastante probable que los puestos de trabajo que existan sean insuficientes”.

Estoy de acuerdo con Barber.

Según la Oficina de Estadísticas Laborales (Bureau of Labor Statistics), en 2014 había 1,6 millones de conductores de camiones en Estados Unidos, más de la mitad de un porcentaje de la nación, con un poder adquisitivo del 0,3 % del PIB de los EE. UU.

¿Cuánto tiempo pasará antes de que los humanos dejen de conducir camiones, aviones, barcos, autobuses, trenes?

Si la AI gana, ¿será la muerte del póker en línea como profesión?

De los panelistas mencionados, Brian Rast fue el único que respondió en forma categórica que el fin del póker en línea está cerca, aunque señaló que cree que los problemas del póker en línea comenzaron mucho antes de la llegada de Libratus.

“El póker en línea está muriendo, pero esto no es algo nuevo”, afirmó Rast. “Este es solo un momento emblemático público de un proceso de transición que comenzó hace tiempo”.

Varios panelistas creen que el póker Heads-Up en línea está en problemas, pero la industria en sí misma sobrevivirá.

“Como mínimo, las grandes apuestas de seguro desaparecerán”, comentó Bryan Paris. 

“Algunas formas de Heads-Up, sí”, dijo Andrew Barber. “Creo que los juegos con tres o más jugadores son imposibles de resolver, pero podría equivocarme”.

La cuestión de si el póker en línea desaparecerá recae en gran medida sobre la capacidad de las salas de póker en línea para evitar la proliferación de bots como resultado de los avances de la AI. Este es un punto que Niman Kenkre deja muy en claro.

“Depende de cuán bien los sitios puedan detectar y regular a los bots en sus sitios”, afirmó Niman Kenkre. “Algunos sitios podrían implementar algunas contramedidas sin mayor dificultad si valorasen su integridad en este aspecto. Pero en verdad no ayudarían. Obviamente, el póker en línea no está en una época de oro como hace 7 u 8 años, por lo que si la AI mejora, podría asestarle un duro golpe, aunque no necesariamente uno fatal”. 

Tanto Terrence Chan como Matt Ashton creen que no está muerto quien pelea.

“De ninguna manera”, respondió Terrence Chan cuando se le preguntó si esta era la muerte del póker en línea. “Hay otros juegos aparte del HUNL de 200 ciegas grandes. Incluso al mirar hacia atrás, aun cuando la Universidad de Alberta resolvió el HU LHE por completo, la gente sigue jugando LHE en línea”.

“En verdad no, no todavía”, dijo Matt Ashton. “También creo que los juegos multijugador combinados pueden representar una dificultad para la AI durante un largo tiempo y quizás no sea provechoso invertir la potencia de procesamiento que se necesitaría; dicho esto, está la cuestión de cuánta acción habrá, que es muy diferente. Creo que es probable que los juegos continúen con un cierto riesgo de que a la gente no le importen lo suficiente la existencia de los bots o la pérdida de dinero como para dejar de jugar, y no me parece imposible que una cierta cantidad de personas pueda ganarse la vida jugando. Pero parece probable que haya poco espacio para desarrollarlo como profesión en el futuro”. 

Bill Perkins imagina un mundo donde los humanos compiten con gusto contra los bots, del mismo modo que el Grandmaster de ajedrez Garry Kasparov dedicó su atención a crear alianzas entre humanos y AI en juegos de ajedrez luego de perder contra la AI Deep Blue.

“Creo que ya hay bots en línea que son mejores que el promedio y pueden jugar ring games y obtener buenos resultados con la supervisión de un humano”, afirmó Perkins. “No creo que el póker en línea esté muerto, pero sí cambiará a medida que la AI mejore y sea más capaz de “resolver” el póker. Quizás la gente jugará contra bots en forma consciente, quizás el valor de ser profesional baje demasiado en el mundo en línea si los principiantes reciben consejos y críticas sobre cómo jugar. ”El póker en línea se transformará”. 

¿Logrará la AI ganar un brazalete de WSOP alguna vez? 

Luego del anuncio reciente de tres eventos de brazalete en línea para la próxima serie por parte de la World Series of Poker (WSOP) y de la opinión de Bill Perkins sobre la posibilidad de que en un futuro los humanos jueguen contra bots, ¿es posible que veamos a la AI ganar un brazalete?

La respuesta casi unánime fue “no”, aunque surgieron algunos comentarios interesantes respecto del uso de AI en torneos en vivo.

“La AI podría ganar un brazalete de WSOP con facilidad si se permitiera a un jugador en vivo usarla en el juego”, dijo Paris. “Quizás si las gafas Google Glass llegan a tener la potencia necesaria… No debería tomar demasiado tiempo”. 

Apostaría un montón de dinero contra la idea de que se permita a la AI participar de la WSOP antes de 2025, por decir un año”, afirmó Terrence Chan. “En el futuro más próximo, el póker probablemente continuará como hasta ahora: los jugadores más brillantes e inteligentes usarán herramientas de software fuera de la mesa para continuar aprendiendo más sobre el póker e implementar estrategias más avanzadas en mesas en vivo y en línea. Dado que no se permite usar computadoras en las mesas, los mejores jugadores serán aquellos que mejor logren integrar el conocimiento adquirido del software a sus tiernos cerebros humanos”. 

Perkins expresó ideas interesantes sobre el avance del juego “asistido por computadora”.

“No creo que permitan que los bots jueguen en WSOP, pero lo que sí vemos es el juego asistido por computadora”, comentó Bill Perkins. “Por ejemplo, después de cada mano, podrías mirar una tabla de Snap Shove para ver tu posición y ayudar a mejorar la toma de decisiones para la siguiente mano… el siguiente paso es que las tablas de Snap Shove incorporen otras pilas de fichas y rangos históricos por cada vez que adivinaron, lo que daría el rango de igualaciones y retiros, etc. 

“Los profesionales ya juegan muy buen póker estándar ajustándose a otros rangos y movimientos… En este momento hasta los amateurs pueden jugar tan bien como un profesional con pilas de menos de 15 ciegas grandes en un torneo valiéndose de las tablas de Snap Shove, lo cual está permitido cuando se termina una mano. Si esta situación se repite en forma sucesiva, la colaboración humano-máquina se afianzará cada vez más. 

“Imagino una aplicación que permita tomar notas con facilidad sobre el juego de la mesa, o grabar notas de voz. La nota de voz se convierte en datos y luego, durante un corte o al final de cada mano, muestra tablas actualizadas que indiquen qué hacer con cada jugador específico y que sean fáciles de memorizar para el humano”. 

A Niman Kenkre le gusta la idea de enfrentarse a un bot.

“No tendría problemas en enfrentarme a un bot”, dijo Niman Kenkre, y agregó: “Creo que sería genial. Es interesante reflexionar sobre cómo ajustarse y optimizarse para un bot”. 

Matt Ashton preferiría ver a los bots enfrentándose entre sí.

“No me gusta la idea de competir contra bots”, dijo Matt Ashton. “Creo que los bots deberían tener competencias por separado y dejar que los humanos, con su habilidad inferior, se disputen los juegos entre sí”. 

¿Logrará la AI ganar un WSOP alguna vez? “Quizás si las gafas Google Glass llegan a tener la potencia necesaria…

El creador de Libratus dijo que NLHE era la “última frontera” entre AI y seres humanos en la teoría del juego. El propósito de crear Libratus fue crear una AI de inteligencia general que pudiera insertarse en el mundo. ¿Los preocupa esto?

Más allá del póker, ¿cuántas personas del panel se encuentran preocupadas, al igual que yo, acerca del impacto de la AI en el mundo como un todo, en un sentido existencial. Parece que el grupo estaba divido y la división entre los preocupados, los no preocupados y los indecisos fue bastante pareja.

Terrence Chan prefiere enfocarse en lo bueno que la AI puede darle al mundo.

“Siempre hay alguna medida de preocupación acerca de que los robots puedan dominar el mundo y matarnos, al estilo Terminator. Pero la historia de la civilización humana muestra que la tecnología ha mejorado a la humanidad, a pesar de que cada avance tecnológico importante se haya visto (en ese momento) como un posible portador de consecuencias negativas”, afirmó Terrence Chan. “La imprenta, el motor de vapor, el automóvil, la fisión nuclear… Todo eso se consideró como potencialmente perjudicial y lo fue en gran medida, pero también creo que hizo un bien a la humanidad en general”. 

Brian Rast tiene sentimientos encontrados.

“El potencial que tienen las AI más potentes de resolver problemas es gigantesco y deberíamos estar felices por las posibilidades que eso implica para la humanidad” dijo Brian Rast. “Pero, por otro lado, existe una serie de problemas. Esa misma capacidad podría usarse con fines maliciosos (como con cualquier tecnología potente). Además, la AI en sí misma podría significar una crisis existencial para la humanidad. Hay una teoría sobre la singularidad bastante popular: la idea es que siempre y cuando la AI adopte una conciencia, de inmediato será mucho más inteligente que los humanos y podría decidir eliminarnos si no somos cuidadosos con la forma en que se la realiza y se la programa”. 

También están los apocalípticos:

“Me preocupa mucho que la AI se libere al mundo por algunos motivos obvios y por otros no tan obvios”, expresó Bill Perkins. “Cuando se lanza una nueva tecnología, tiende a mejorar las vidas, pero los beneficios suelen acumularse en los bolsillos de los ricos o millonarios y se crea una mayor desigualdad de riquezas. 

“La AI es una de las tecnologías que más rápido crea desigualdades. La desigualdad de riquezas, en última instancia, genera violencia, caos, delito e inestabilidad. Si pensamos en una persona pobre de los EE. UU. de hoy día y la comparamos con el Rey Jorge III, la persona pobre de hoy estaría mejor en muchos aspectos, quizás en todos. Lo que impulsa el crimen y la desesperación es la riqueza relativa.

“La AI puede modificar radicalmente la distribución de las riquezas. Digamos que la AI resuelve el envejecimiento para algunos grupos de personas, que gracias a eso llegan a los 200 o 500 años: ese tipo de carencia relativa es catastrófico. Este es el problema que tengo con la singularidad y la AI: mueren muchas personas o se produce el caos, ya que la idea que tenemos sobre la singularidad es que nunca llegaremos a verla o que serán pocos los que sobrevivan para verla. Los seres humanos deben ser proactivos respecto a este problema, ya que avanzamos hacia una sociedad que elimina los trabajos de conductores, muchos puestos de fabricación, muchos de programación, etc. En el medio, ¿cómo hacen esas personas para obtener recursos? El delito parece una respuesta posible en el entramado actual”. 

Matt Ashton y Andrew Barber tienen la misma preocupación.

“No comprendo del todo los posibles peligros de la AI, pero espero que a corto plazo surjan cosas casi exclusivamente buenas de las mejoras a la AI”, comentó Ashton. “Al mismo tiempo, preveo que en algún momento llegará demasiado lejos y maximizará algunas funciones que entrarán en conflicto con la moral de la mayoría de las personas actuales”.

“Estoy extremadamente preocupado”, expresó Andrew Barber. “Muchas personas de Silicon Valley y de otros lugares están preocupadas por el riesgo existencial que implica la AI”.

“El alcance de la inteligencia es inimaginable”.

¿Les importa lo que pasará dentro de 100 años?

En la mayoría de los casos, nosotros no estaremos aquí para ver a los humanos retroceder y convertirse en simios a medida que la AI se queda con nuestra corona.

Le pregunté al panel si les preocupaba el destino del mundo dentro de 100 años y la respuesta fue unánimemente afirmativa.

Sí me importa lo que pasará dentro de 100 años”, dijo Bill Perkins. “Hay una gran posibilidad de que mis hijos estén vivos y disfruten o sufran lo que pase en el mundo, y también existe la posibilidad de me suceda a mí”.  

“Uno de los mayores problemas de los humanos es el de preocuparse por humanos que no están en contacto directo con ellos. Es uno de los motivos principales por los que sigue habiendo sufrimiento en el mundo. En tiempo y distancia (relatividad) el problema es el mismo; la pregunta real es: ¿me preocupo lo suficiente por lo que pasará dentro de 100 años? Del mismo modo en que nos preguntamos si nos preocupamos lo suficiente por los niños que mueren de hambre o los que habitan en zonas de guerra”.

“Sí, pero es difícil proyectar los problemas actuales hacia delante”, afirmó Niman Kenkre. “Tengo mucha confianza en la mente y el alma humanas; creo que los humanos continuarán innovando y encontrarán soluciones a los problemas que surjan y crezcan en el futuro”.  

“Sí, me preocupo un poco. Es uno de los motivos por los que el calentamiento global es un problema importante para mí”, dijo Brian Rast.

Andrew Barber cree que tenemos problemas más importantes que pensar en el mundo dentro de 100 años.

Creo que antes debemos preocuparnos por llegar”, dijo Andrew Barber. “La gente subestima demasiado al futuro. Algunas cuestiones preocupantes próximas necesitan que se las trate, como el cambio climático y la “AI asesina”.  

¿Qué sensaciones genera la AI sobre el panel a nivel emocional?

Le pregunté a los miembros del grupo cómo se sentían cuando pensaban en la AI.

Soy optimista, así que siento más esperanza que temor, pero creo que transformará drásticamente a la sociedad, de formas inimaginables en la actualidad”, expresó Bryan Paris.  

“La reacción instintiva puede ser negativa, pero en general siento optimismo”, comentó Terrence Chan.  

“Sí siento entusiasmo, pero siento más temor”, dijo Bill Perkins. “Los seres humanos tienden a usar mal la tecnología y lo que aprenden, ya sean los explosivos, la biotecnología, la química, la física, etc. La AI tiene muchísimas aplicaciones maravillosas, pero es una herramienta muy similar a un cuchillo o a la energía nuclear, con la diferencia de que es más potente y con un alcance mucho mayor”.  

“Inquietud y escepticismo”, dijo Andrew Barber.  

¿Qué creen que le sucederá a la industria de las apuestas dentro de 50 años si desarrollamos AI con inteligencia sobrehumana?  

La mayoría cree que las apuestas seguirán existiendo, pero en un mundo muy diferente.

El póker en línea de seguro desaparecerá”, comentó Bryan Paris. “Supongo que la gente seguirá apostando en eventos deportivos y seguirá yendo a los casinos. El póker en vivo puede sobrevivir mientras se pueda evitar que la gente use computadoras potentes para obtener ventaja al jugar. En general, la gente tendrá más tiempo para apostar ya que muchos puestos de trabajo quedarán obsoletos”.  

“Las apuestas son una de esas cosas que existen porque estimulan partes primitivas de nuestro cerebro que no podemos controlar”, dijo Terrence Chan. “Es posible que dentro de 50 años tengamos implantes cerebrales que nos permitan regular la producción de dopamina y no necesitaremos apostar o tener relaciones sexuales o alimentarnos para estimular esas áreas, pero de lo contrario las apuestas seguirán existiendo”.

“Quizás, a largo plazo, la AI decida que las apuestas son una actividad netamente negativa para el mundo e influencie a la gente para que se deshaga de ellas”, dijo Matt Ashton.

“La situación parece ser bastante inmune al desarrollo de la inteligencia humana”, dijo Andrew Barber.

“Creo que nadie jugará póker en línea por grandes cantidades de dinero”, dijo Brian Rast. “Se lo jugará en un modo similar al modo en que hoy se juega ajedrez. Creo que se jugará póker en vivo y en torneos, pero no se permitirá a la gente que use la ayuda de la tecnología.  

“Creo que las ‘apuestas’ más allá del póker seguirán existiendo en los casinos y en otras formas porque la AI no impacta en la decisión de apostar dinero en juegos de -EV. Eso es la mala toma de decisiones por parte de los seres humanos, que siempre existirá”, dijo Brian Rast.  

¿Mala toma de decisiones por parte de los humanos?

No dejo de pensar en las últimas palabras de Brian.

¿Libratus es eso?

¿El equipo de Carnegie Mellon tomó una mala decisión?

Fue Sam Harris quien me recordó que los circuitos electrónicos funcionan millones de veces más rápido que los circuitos bioquímicos, lo que implica que la AI puede acumular 20.000 años de “trabajo” por semana. ¿Cómo podemos siquiera intentar entender lo que esto implica para la raza humana?

No podemos.

Pero quiero agradecer a mis siete panelistas por dar lo mejor de sí.

Bryan Paris, Terrence Chan, Bill Perkins, Niman Kenkre, Matt Ashton, Andrew Barber y Brian Rast.

¿Te ha parecido interesante?    

Gracias por ayudarnos a mejorar