110 formas en las que el poker imita la vida

Autor:
Font Size
A A A

Existe un motivo por el que en cada historial de manos que publicas se te describe como un “héroe”. Eres único. Por eso, ¿qué pasa si aún no te ha mordido una araña mutante o no te has topado todavía con una salchicha saveloy radioactiva? Juegas al poker y tras horas de ponerte a punto con tu mano amiga has desarrollado un enorme arsenal de superpoderes que te lo pondrán fácil en algunos aspectos de la vida en los que los humanos de a pie se derrumbarían.

Puede que Batman tenga su cinturón de herramientas y Captain America cuente con su poderoso escudo y una máscara aparentemente inútil, pero tu tienes tus habilidades para el poker: una gran habilidad para marcarte faroles junto con una flexibilidad y enfoque propios de un superhéroe, y una cara de poker tan temible que haría que el mismísimo monte Vesubio no entrara en erupción antes de que hubieras acabado con tu mano. Vives el juego en primera persona y hallas nuevas formas de implementar tus superpoderes en el día a día.

Por ello puedes sentirte un jugador de poker único. Especial. Al menos, es lo que te dices a ti mismo...

A continuación te mostramos una serie de situaciones en las que el poker invade tu día a día:

Mantener tu cara de poker:

  1. Al culpar al perro de tu flatulencia.
  2. El minuto justo antes de que tu amigo pille la broma.
  3. Cuando tu madre te cuente la historia sobre cómo te meabas en la cama cuando eras niño después de ver Terminator (aunque seguramente sí que fuera yo...)
  4. Cuando la situación sea igual de mala que lo que parece.
  5. Al intentar regañar a tu perro por haber hecho la cosa más traviesa aunque divertida que jamás hayas visto.
  6. El día previo a pedirle matrimonio a tu novia.
  7. Cuando alguien que detestas tropiece y se caiga.
  1. Al saber qué decir cuando estés en la peluquería y te enseñen lo que te han hecho en la parte de la nuca.
  2. Cuando tu novia se pase horas preparando la comida y al final sepa a arena para gatos.
  3. Al intentar solicitar un “descuento para estudiantes” cuando hace meses que caducó tu carné de estudiante.
  4. Cuando preguntes el precio de un producto en la tienda y supere tus expectativas y tu presupuesto.
  5. Cuando no sepas si tu novia está de broma o hablando en serio.
  6.  Al fingir tu felicidad por el ganador de un premio al que también estabas nominado.
  7. Cuando tu novia te pille mirando a una tía buena cruzando la calle.
  8. Justo después de tomarte un chupito de tequila.

Marcar faroles:

  1. Al fingir que te gustó ese chupito de tequila.
  2. Al insistir que solo tienes ojos para tu chica.
  3. Al afirmar que no lloraste viendo El diario de Noah.
  4. Al aceptar que entre el color “rojo pasión” y “caoba” de pintalabios hay una gran diferencia.
  5. Al afirmar que puedes creerte que no sea mantequilla.
  6. Bromear con que es tu cumpleaños para que te regalen una tarta en TGIF's.
  7. Cualquiera de tus fotos de perfil en tus redes sociales.
  1. Al insistir que los recién nacidos no se parecen a alienígenas.
  2. Reírte con este artículo.
  3. Al afirmar que te encantan las chuches ácidas.

Marcarse un farol “a medias”:

  1. Al darle “por educación” dinero para la gasolina a tu amigo después de llevarte en coche.
  2. Cuando no tienes claro si cerraste la puerta de casa, pero ya llevas 20 minutos fuera
  3. Al pedir un bistec porque sabes que hay posibilidades de que sea otra persona la que pague la cuenta.
  4. Al debatir sobre los libros de la saga de Juego de Tronos aunque solo hayas visto la serie.
  5. Al fingir que te encanta un regalo cuando lo mejor que tiene es su valor en la reventa.
  6. Al aumentar el peso justo antes de levantarte del banco.
  7. Al ofrecerte a regañadientes para ser el conductor.
  8. Al utilizar una contraseña “de un solo uso” con tu tarjeta de crédito.
  9. Al convencer a tus padres de que jugar al poker te convierte en todo un atleta.
  10. Cualquier cosa que digas en una entrevista de trabajo.

Compromiso con el bote:

  1. Al volver a tener que ver toda una serie con tus amigos después de una fiesta secreta Netflix.
  2. Tu amigo acepta el dinero para la gasolina.
  3. Cuando esperas que tu amigo rechace tu ayuda pero al final acaba llamándote.
  4. Al ofrecerte a ser el amigo “para ligar”.
  5. Cualquier cosa que aceptes para “mañana” estando borracho.
  6. Al pedirle matrimonio a tu novia.

Control del bote/limitación de daños:

  1. Cada vez que salga el tema del peso en una conversación con tu novia.
  2. Cuanto tu pareja y tú os encontráis a un o una ex de compras.
  3. Al dejar a tu compañero de juegos cruzar la esquina en primer lugar durante una partida de Call of Duty.
  4. Al calcular cuántas compras mínimas te costará ir al cine.
  5. Cada vez que tu novia diga que “está bien”.
  6. Al detener el contador de gasolina a £19,43 para que así puedas comprarte también una tableta de chocolate.

Disciplina:

  1. Al rechazar a una tía 10 porque tienes novia.
  2. Aunque hagas “pop” sí que es posible hacer “stop”.
  3. Al responder “Nada” y sonreír cada vez que te pregunten “vale, pero ¿cuánto has perdido?
  4. Al dejar de jugar a Candy Crush cuando te quedes sin vidas.
  5. Al seguir yendo al gimnasio en Febrero.



    Perspicacia ante todo:

    1. Cuando el piloto de la reserva te diga que quedan 20 millas pero conduces 30.
    2. Cuando pasas delante de un radar a 33 mph y no te detecta.
    3. Cuando un vendedor diga que no puede rebajar más el precio pero acabas consiguiendo un 5 % de descuento adicional.
    4. Cuando tu novia te dice que le quedan 10 minutos para salir, empiezas a arreglarte cuando pasan 30 minutos y aún así acabas primero.

    Signos propios de un nit:

    1. Hacer malabares con tus cosas de camino al coche por tal de ahorrarte los 5 céntimos que cuesta la bolsa.
    2. Negarte a dejar una propina a menos que el camarero haga el pino con las manos.
    3. Necesitar de manera imperiosa ir al cuarto de baño justo cuando te toca pagar la ronda de bebidas.
    4. No perdonar ni un céntimo.
    5. Comprarte unos vaqueros nuevos y sentir que has hecho la jugada de tu vida.
    6. Guardar todos los cables de los cargadores por si acaso.
    7. Reservar un vuelo con 4 escalas porque es un 5 % más barato.
    8. Comprar los regalos de Navidad del año que viene en estas rebajas de Año Nuevo.
    9. Cualquier persona que utilice cupones.
    10. Comprar margarina aunque sepas que no es mantequilla.

    Jugártela a una mano:

    1. Usar Tinder.
    2. Vaqueros de color rojo.
    3. Todo lo que conlleva seguir el lema de vida YOLO.
    4. Jugar a piedra, papel y tijera para decidir quién pagará las bebidas.
    5. Llevar un peinado atrevido. 
    6. Comprar las casillas moradas en el Monopoly.
    7. Movember
    8. Reservar el asiento de la ventana en un vuelo “lowcost”.
    9. Cócteles con salsa picante, Tequila o Baileys.
    10. Comprobar que tus calcetines estén limpios simplemente con la “prueba del olor”.
    11. Bailar cuando no haya nadie mirando.
    1. Atrapar una terrorífica araña para impresionar a una chica.
    2. Comprar los billetes de tren 15 minutos después de que aterrice tu vuelo.
    3. Beber leche entera.
    4. Prefieres dejar colgado a tu amigo por tal de salvar tu propio pellejo.
    5. “Volverse loco” por nada y por todo.
    6. Utilizar el gel que se haya dejado otra persona en la ducha del gimnasio.
    7. Actualizar a Windows 10.

    Cuando te das cuenta de que has estado jugando demasiado tiempo al poker:

    1. Sabes que es entre la 5.ª y la 7.ª hora que juegas por tus ganas de ir al cuarto de baño.
    2. No puedes tener monedas en la mesa sin barajarlas.
    3. En tu día a día utilizas expresiones como “drawing dead”, “perder una mano” o “varianza”.
    4. Encuentras formas de juego teóricamente óptimo para hacer cosas del día a día, como lavar los platos, hacer té y cocinar.
    5. Justificas tus mentiras como “faroles”.
    6. Una cita un domingo por la noche para ir al cine significa “perder el valor esperado”.
    7. Empiezas a codificar por colores a tus amigos según su sentido del humor.
    8. Empiezas a referirte a cualquier cosa como “nuts” o “mejor jugada”.
    9. Cuando empiezas a ver el papel higiénico como dinero
    10. Cualquier persona que se equivoque es un “pez” o “primo”.
    11. Buscas formas de juego teóricamente óptimo para disfrutar de juegos de mesa en familia.
    12. Inicias la apuesta al sentarte en la mesa a cenar.
    13. Cuando obtener una escalera en una mano Broadway no te parece gran cosa.
    14. Cuando jugar de forma “salvaje” y “enfadada” se convierten en sinónimos.
    15. Cuando quieres retirarte de la mesa poner la servilleta sobre la mesa.
    16. Al insistir en que los diamantes son azules.

    Subir las apuestas:

    1. Decidir al azar quien paga el siguiente plato.
    2. No lavarte las manos después de tocar salsa picante.
    3. Cuando quieres retratar a alguien y dibujas un 6 y un 4.
    4. Tener una cita a ciegas.
    5. Hablarle a un escocés con un acento escocés falso.
    6. Dejar que tu novia deje su cepillo de dientes en casa.
    7. … y darle tu contraseña de Facebook.
    8. Pagar por Winrar.
    9. Pasar tu lengua por un labio agrietado.
    10. Votar a Trump.
    ¿Te ha parecido interesante?    

    Gracias por ayudarnos a mejorar