Instant Play

Mostrar las cartas en la confrontación

Si hay algo que debe ser cambiado universalmente en el mundo del poker y en materia de reglas, es la manera en que se muestran las cartas al final.

En primer lugar, veamos las reglas del juego. En el river (“río”, en español), si un jugador apuesta y otro iguala dicha apuesta, entonces el primero se encuentra obligado a mostrar sus cartas. La clave es que esto sucede luego de que alguien iguale una apuesta. ¿Pero qué sucede si en el río no sucede nada de importancia?

Tanto en Estados Unidos como en Internet, una vez en el river los jugadores deben mostrar sus cartas de acuerdo a su posición en la mesa, empezando con la persona sentada inmediatamente a la izquierda del botón del crupier. En Australia, el primero que tiene que mostrar las cartas es el último que apostó. O sea que si tú fuiste el que apostó por último, tienes la obligación de mostrarles a todos tus cartas en primer lugar. Esta es una buena regla, en mi humilde opinión, pero no es la más común. Uno de los mayores problemas es, entonces, la falta de uniformidad en las reglas.

Pero lo que personalmente no me agrada de las reglas actuales tiene que ver con no mostrar las cartas. Los buenos jugadores son muy buenos en no mostrar sus cartas. Por ejemplo, imaginemos que yo tengo un 8 y 9 de corazones y en la mesa hay un 6 de corazones, un 7 de tréboles y un as de corazones, en el turn se suma un 6 de diamantes y en el river un 9 de picas. Es mi turno y apuesto en el flop y en el turn, y una persona iguala mi apuesta después de mí. En el river, yo paso y mi oponente también pasa. A continuación sostengo mis cartas en el aire y le digo a mi oponente que cualquier as me es suficiente. Aquí está el problema; un jugador de cartas con poca experiencia me mostraría un as débil y yo rápidamente arrojaría mis cartas a la basura. Lo que hice en esta situación fue manipular el juego para evitar mostrar mis cartas y revelarle a los demás cómo juego cierta mano. Es algo que hacen todos los buenos jugadores de poker y es injusto. No estoy diciendo que intentar no mostrar las cartas uno por uno sea hacer trampa, ni mucho menos, ya que es lo más común y lo hacen TODOS los buenos jugadores.

Esto debe terminar y se puede conseguir de manera sumamente sencilla. Una vez en la confrontación, el crupier debería señalar al jugador a quien le toca mostrar las cartas y pedirle que lo haga. Si el jugador se niega a hacerlo entonces el crupier debería declarar la mano nula y dar vuelta todas las cartas para que todos puedan verlas. Esto evitaría que los jugadores se las arreglaran para no mostrar sus cartas. También aceleraría el juego y, sobre todo, eliminaría problemas éticos.

Salas de poker como 888Poker, parte de 888.com, son mucho menos confusas porque el software se encarga de resolver la situación. Las cartas se muestran automáticamente en el orden correcto y todos quedan contentos.